8    Nov 20123 Comentarios

Franz Adolphs nos cuenta su historia entre Colombia y Alemania

Los invitamos a conocer la interesante historia familiar de Franz, quien desde Colombia, quiso compartir con nosotros cómo comenzó su interés por la investigación de su familia.

"Hola colegas Genealogistas, soy Franz Adolphs García, Arquitecto de nacionalidad colombiana y de doble nacionalidad alemana por derecho propio, obtenido por ser hijo de padre alemán.

Nací en Bogotá el 5 de marzo de 1943, en plena II Guerra Mundial y en un momento muy difícil en todo el mundo y particularmente aquí en Colombia, donde ciudadanos comunes y corrientes de Alemania, Japón e Italia, que habían decidido hacer de este país su patria, pero que de un momento a otro, y sin tener nada qué ver con la guerra y en medio del furor político e ideológico desatado por ésta, terminaron presos en el Hotel Sabaneta de Fusagasugá, que improvisó el gobierno colombiano como campo de concentración, porque  los consideraba peligrosos para la seguridad nacional.

Siendo mi madre de nacionalidad colombiana y su padre, mi abuelo, un reconocido líder Político Conservador del Tolima (Región Departamento de Colombia), aprovecharon las influencias políticas que en ese momento tenía, para esconderlo bajo su protección y evitar que mi padre fuera capturado y trasladado al campo de concentración en Fusagasugá.

Mi padre nació en Berlín en el año de 1908 y habiendo tenido que soportar de niño todo el rigor de la sangrienta I Guerra Mundial y movido, nunca he sabido porque y a tan temprana edad, tal vez por aventurar o por huir de la gran recesión de los años treinta, se embarco en Hamburgo y llego a Puerto Cabello (Venezuela) el 27 de agosto de 1930.

El Hotel Sabaneta, campo de concentración de súbditos alemanes en Fusagasugá.

Luego de muchas penurias, trabajando y comerciando a través de la selva de la Orinoquía, llego a Colombia en el año 1933 y a Bogotá en 1936, en donde finalmente se casó con mi madre en 1938, matrimonio de donde nacimos 7 hijos, que por todo lo que ya he descrito antes, no era muy fácil mantener, vestirnos y educarnos.

Como es fácil suponer y después de haber soportado mi padre una niñez y una juventud tan difíciles, no era una persona muy comunicativa y sociable, como lo fueron muchos europeos de la posguerra.

Por su formación como bachiller alemán y conocedor del griego y el latín antiguos y el idioma inglés, aprendió muy fácil y rápidamente el español y por respeto con mi madre, en casa siempre se habló el idioma español y por lo tanto nosotros de niños, no aprendimos el alemán. Eso nos impidió la fácil comunicación con nuestros familiares, abuelos, tíos y primos en Alemania y por ello y la distancia y las difíciles comunicaciones de la época, nos distanciamos totalmente de ellos, a tal punto de no volver a saber de ninguno.

Antepasados de Franz

A todo esto se agrega también que los niños de nuestra generación no podíamos intervenir en las conversaciones de los mayores y no se nos comentaba absolutamente nada de las cosas de la casa y de los mayores y por lo tanto no sabíamos nada de ellos. Nuestra misión se limitaba sólo a dormir bien, comer bien, estudiar mucho y jugar un poco con lo que teníamos a mano para distraernos y que no era mucho.

Yo heredé de mi padre la manía o la afición de coleccionar cosas y por ello me quedaron después de su prematura muerte a los cincuenta años (1958), varios libros, revistas, estampillas, fotos y documentos, como pasaportes, tarjetas de identificación y de extranjería, el folleto del barco en el cual llegó a América, partidas de nacimiento, bautizo, matrimonio, registros civiles de todos, etc., que seguramente él guardo con mucho celo, previendo que los pudiera requerir como extranjero no nacionalizado nunca en ningún otro país ó para cualquier trámite ante las autoridades.

Documentos

Todos estos documentos y fotografías que recibí cuando apenas tenía 15 años, los fui completando y organizando durante todos estos años, siempre con la intención de formar el árbol genealógico familiar, hasta que a mediados de los años 90, encontré un familiar lejano, que conocí como profesor de una de mis hijas, me  comentó que habían acabado de publicar el tercer tomo de “Genealogías de Santa Fe de Bogotá” por comentó que habían acabado de publicar el tercer tomo de “Genealogías de Santa Fe de Bogotá” por José María Restrepo Sáenz y Raimundo Rivas y que allí figuraba mi familia, por la línea de mi abuelo materno, Arturo García Padilla.

En efecto, allí en la página 370 de dicho Volumen III, aparecía (sic) “IV. Doña Carmen García Patiño, esposa del alemán Guillermo Adoths. Con numerosa descendencia.” y cuando lo leí me causó una gran emoción ver los nombres de mi madre y de mi padre, aunque mal escrito su apellido “Adolphs” y no “Adoths” y que yo figuraba también, aunque sólo como parte de esa “numerosa descendencia”, pero sin nuestros nombres.

Todos estos libros de genealogía, han sido el resultado de investigaciones muy lentas, difíciles y costosas, no de una sola persona, sino de grupos de personas que por tradición, trasmisión verbal y escrita, investigaciones exhaustivas en oficinas de registro y parroquias de todo tipo de credos religiosos donde reposan partidas de bautizo y nacimiento, han logrado unir todos los eslabones de la cadena genealógica.

Allí fue cuando realmente me nació el deseo de completar ese árbol de nuestra familia y la afición por la genealogía, pero ¿cómo crearlo? ¿Cómo encontrar a otras personas que estuvieran en el mismo trabajo y en búsquedas similares?

Investigando en Internet, sobre Genealogía y cómo diseñar un sistema gráfico para organizar mí árbol, encontré MyHeritage y fue así como a partir del 19 de noviembre de 2010 inicié la administración de mi sitio familiar “Adolphs Family Tree”, que ha ido creciendo, hasta tener hoy 257 personas etiquetadas y 66 miembros activos de la familia, quienes han ayudado con mucho entusiasmo a completarlo, documentando cada día más, desde todos los sitios del planeta; como son: varias ciudades de Colombia, Alemania, España, Estados Unidos, Surinam, La Haya y otros más, donde viven familiares de los que hace tiempo no tenía noticias.

Desde el momento en que comencé a utilizar el software de MyHeritage, me sorprendió la facilidad y rapidez con la que podía ir llenando datos y colocando fotografías y simultáneamente invitando y contactando familiares que hacía mucho tiempo no tenía la oportunidad de saber nada de ellos.

Luego, cuando ya has etiquetado varias personas en tu árbol, es sorprendente la velocidad con que crece geométricamente, cuando cada uno de los miembros de tu sitio entra sus propios datos y de otros nuevos familiares.

Luego, cuando ya va creciendo el árbol, “abonado” por todos sus miembros, éstos a la vez van estrechando nuevos vínculos familiares más fraternos a través de la interacción en la celebración de los múltiples eventos de familia que automáticamente va generando el propio programa al dar aviso de ellos cronológicamente e invitar a todos los miembros a hacerse partícipes.

Antepasados de Franz

Pero definitivamente lo más interesante y atractivo que ofrece el sitio, es cuando puedes volverlo “Premium Plus”, pagando una pequeña suma mensual o como yo lo logré, mediante la participación en el concurso “Me gusta la Genealogía porque…”, el cual gané y por el que me dieron como premio un año gratis de ampliación de mi sitio web a “Premium Plus”.

A partir de ese momento, todo ha sido sensacional. Todos los “Smart Matches” que aparecían en mí árbol, han podido ser poco a poco confirmados y con ello, los datos y las personas de todas las líneas familiares, han comenzado a aparecer, todo ello con la emoción y la gran satisfacción que esto implica.

Por todas éstas experiencias que he tenido, me atrevería a aconsejar a todos aquellos que comienzan esta aventura llena de sorpresas, que pongan en orden antes en un archivo en su computador u ordenador personal, toda la información posible y los datos, documentos y fotografías que tengan o puedan reunir preguntando, principalmente a los “viejos” de la familia y una vez todo esto esté listo, comenzar a digitalizarlos ó agregarlos en su árbol familiar personal en la web.

Gracias por su atención y mucha suerte a todos!"

Queremos profundamente agradecer a Franz por haber compartido su interesante historia familiar con nosotros y aprovechamos de invitar a todas aquellas personas que nos leen, a contarnos la suya propia, de la que seguramente cada persona podrá rescatar algo para motivar la continuación de la investigación familiar.

Comentarios (3) Trackbacks (0)
  1. Me encantó tu historia, sobre todo porque en mi caso, tambien estoy muy interesada enn la investigación de mis antepasados y me fascino cada vez que descubro algo más. Te felicito y ojalá pronto puedas ver mi árbol.
  2. Gracias Ileana por tu amable comentario y espero muy pronto recibir la invitaciòn para ver tu pàgina en MyHeritage.
  3. Hola!

    Yo soy descendiente de un alemán que llegó al parecer proveniente de esa misma embarcación de Hamburgo. Busco información sobre él. Su nombre era Hans Wilhem Friedrich Spanger (al parecer su segundo apellido debía ser Müller), ¿sabe usted dónde puedo encontrar la lista de esa embarcación del año 30? Agradezco enormemente cualquier información.

    Saludos y felicidades por el trabajo.

Deje un comentario

Enviar

Por favor deje un comentario
Por favor ingrese su nombre
Por favor ingrese su correo electrónico

Aún sin trackbacks.

Acerca de nosotros  |  Privacidad  |  Compártelo con un amigo  |  Soporte  |  Mapa del sitio
Copyright © 2014 MyHeritage Ltd., Todos los derechos reservados