¿Decisiones o buena suerte?

Comentarios2

Un amigo compartió recientemente la historia de cómo su bisabuelo León emigró a Estados Unidos de América desde Europa a principios de 1900. Su hermano había llegado con anterioridad, en busca de una vida mejor. Cuando León siguió los pasos de su hermano, trabajó como sastre y luchó por mantener a su familia que crecía.

Al cabo de unos años, había llegado al punto en su profesión donde se encontraba cómodo y tenía algunos ahorros. Quiso invertir algo de dinero en una nueva oportunidad. Su hermano le sugirió que intentara invertir en bienes raíces con él y comprar algunas tierras rurales para el cultivo en la ciudad de Nueva York.

León meditó durante semanas y finalmente decidió que la inversión en bienes raíces era algo demasiado arriesgado para su familia. En cambio, se compró un reloj de oro con cadena, algo que  con el paso del tiempo, no perdería su valor y se convertiría en una inversión rentable para sus descendientes.

Mi amigo todavía tiene una pequeña porción de la cadena de oro, que le dejó su abuela como parte de la herencia de León.

Es fácil para nosotros pensar que los hijos y nietos de León probablemente hubieran tenido una mejor herencia si en lugar de comprar un reloj de oro hubiera invertido en bienes raíces. El valor de la propiedad hubiera aumentado con el tiempo, proporcionando a su familia un valioso patrimonio.

Sin embargo, como dice el dicho: “Después de la batalla todos somos Generales”. Es fácil para nosotros mirar hacia el pasado de nuestra familia y juzgar las decisiones y acontecimientos que tomaron nuestros antepasados. Siempre estamos más informados acerca de la historia cuando ésta ya ha sucedido.

Si bien podemos mirar en retrospectiva y aprender sobre los acontecimientos históricos de la época de nuestros antepasados, es mucho más delicado comprender sus emociones y sentimientos. ¿Cómo afectan los acontecimientos históricos su visión de la vida, sus relaciones con los demás? ¿Cómo sus experiencias vividas influyen en esas decisiones?

Me recuerda otra historia de una las bisabuelas maternas de nuestros usuarios. Se trasladó desde Escocia a Canadá porque la policía iba a detener a su hijo. Convencida por otro de sus hijos de que este no era ya un lugar seguro para ellos, decidieron tomar el primer barco que partía de Escocia. El plan inicial era viajar a Australia pero a causa de que la espera era demasiada, entró en pánico y en lugar de ello se fue a Canadá. El barco zarpó de inmediato, siendo capaces de escapar rápidamente.

En este caso, se trataba de una decisión instantánea que iba a mover toda una línea familiar de Escocia a Canadá en lugar de Australia. ¿Quién sabe como habría sido de diferente la historia si hubieran terminado en el otro lado del mundo?

¿Hay historias similares en su familia? ¿Qué decisiones tomaron sus antepasados que afectaron su suerte?

Deje un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada

  • Silvia Galvan Ceja


    agosto 22, 2016

    Mi abuelo paterno nacio en una comunidad llamada Sn. Pedro de los Hernandez, Cerritos San Luis Potosi Mexico en 1900, su familia tenia casi 350 años de vivir en lo que hoy son los municipios de Guadalcazar, Villa Juarez y Cerritos San Luis Potosi Mexico, en 1913 su papa y el fueron detenidos y acusados de esconder armas y de ser partidarios de Francisco Villa, ( en abril de ese año habia sido fusilado su abuelo, y en Junio un tio y un primo) por lo que sabemos ellos solo se dedicaban a trabajar y no tenian contacto con rebolucionarios. Cuando escaparon vivieron en diferentes lugares del norte de la Republica , en 1924 llega a Veracruz, Ver. Mexico, como telegrafista y se casa con mi abuela en 1931, ella nacida en Ocotlan Jalisco Mexico. Mi abuelo nunca regreso a su pueblo y vendio las tierras que habia heredado. Aun tenemos familiares que viven alla y que son agricultores.

  • Silvia suarez


    agosto 22, 2016

    Si. La hay. No sólo de elección del lugar para vivir. Si no de desheredar al hijo mayor por no cumplir con lo exigido por el padre.