¿Es posible hacer Genealogía sin un PC?

Comentarios1

Que nos falte acceso a un ordenador o PC puede ser posible aún en estos días. Tal vez no sea tanto una cuestión de accesibilidad como de que no nos convenza el método y nos sintamos más seguros con una diáfana hoja de papel y un lápiz con punta bien afilada.

Estamos tan abarrotados de dispositivos de última generación que olvidamos que algo tan fundamental (para algunos) como la historia familiar lleva haciéndose durante siglos, con lo que cada época en cuestión de adelantos proveía.

Antes de darte por vencido, recuerda que las bibliotecas públicas tienen ordenadores disponibles, algunos archivos diocesanos y también los Centros de Historia Familiar de FamilySearch diseminados por todo el mundo (aquí puedes ver el más cercano a tu domicilio).

Todos, sin excepción debemos trazar el mismo recorrido:

– Comenzar desde el protagonista (tú) e ir hacia atrás

– Con los documentos adquiridos recopilar información sobre tus padres, y todas las generaciones que puedas.

– Organizar la información en listas, formularios o en libros escritos a mano.

– También puedes usar el equipo de la biblioteca para descargar una plantilla de Registro de Grupo Familiar en blanco.

Una vez que tengas todo este proceso avanzado -no podemos decir “finalizado”- puedes llamar o escribir a tus familiares para aprender más acerca del pasado familiar. Entrevístalos para obtener más detalles y rellenar los Registros de Grupo Familiar. En la Biblioteca o incluso acercándote al Registro Civil podrás recabar información acerca del domicilio de otras oficinas donde poder escribir y que te envíen la documentación por correo postal.

No te desanimes, recuerda siempre que antes de que toda esta avanzada tecnología apareciera en el horizonte cotidiano, los genealogistas y aficionados encontraron Censos, Registros de Propiedades, Testamentos y una variedad de documentos sin necesidad en absoluto de un PC. Las lectoras de microfilms fueron y son de gran ayuda. Muchos registros no se encuentran aún en línea y para acceder a ellos debemos utilizar una de estas preciosas máquinas.

Todavía hay muchos tesoros genealógicos por descubrir, esperando ser clasificados en alguna oscura oficina para ser digitalizados o preservados de alguna manera.

Tal vez demores tiempo en hacer tu investigación, pero puedo asegurarte sin ninguna duda que tener un ordenador no hará que tu trabajo sea instantáneo o menos minucioso.

¿Investigas sin valerte de un ordenador? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Deje un comentario

Su dirección de email no será publicada

  • Araceli Garcia Acosta


    noviembre 23, 2016

    Creo que leer sobre las experiencias, avances y retrocesos de otros me estimularan a seguir.