Sólo estaba yo… Ahora estamos nosotros

Sólo estaba yo… Ahora estamos nosotros

Esther D, de 52 años, de Alemania, había estado buscando a su padre biológico desde que era una joven adolescente. Cuando se realizó una prueba de ADN con MyHeritage, no sólo averiguó quién era su padre, sino que también descubrió y conectó con 6 medio hermanos. Esta es su historia:

Imagina tener 4 años y preguntarte por qué tus padres te dieron en adopción.
Yo crecí sintiéndome siempre diferente y preguntándome de dónde venía mi piel oscura. En la guardería, los otros niños me preguntaban por qué era morena cuando mis padres no lo eran. No era sólo mi aspecto: mi personalidad también era diferente a la de mis padres. Tenía una actitud diferente ante la vida, un temperamento diferente, un ánimo diferente.

¿Quién era mi madre? ¿Quién era mi padre? ¿Por qué no me querían? ¿Qué hice mal para que no quisieran quedarse conmigo? Había tantas preguntas, preguntas que me hicieron dudar de mí misma durante toda mi vida.

En 1982, cuando tenía 13 años, mi madre adoptiva me dio mis documentos de adopción y mi certificado de nacimiento. Me dijo que podía hacer lo que quisiera con ellos. A partir de ese momento, me empeñé en encontrar a mi familia biológica.

No fue tan difícil encontrar a mi madre, ya que había un error en la partida de nacimiento: se suponía que no debía mencionar su nombre y dirección, pero lo hizo. Me puse en contacto con ella cuando tenía 17 años y comprendí rápidamente que no era una persona de color. Se negó a hablarme de quién era mi padre. «No necesitas saberlo», me dijo.

El hombre de la foto

Unos años más tarde, cuando tenía 24 años, visité a mi abuela biológica. Encontré el diario de mi madre, y allí, metida entre las páginas, había una foto en blanco y negro de un hombre negro. Había algo escrito en el reverso: «Billy Kaot – Düsseldorf – 68».

Supe inmediatamente que estaba viendo a mi padre. Cogí la foto y las páginas del diario con las direcciones de las amigas de mi madre y me fui.

Sin embargo, mi búsqueda estaba lejos de terminar: tardaría otros 38 años en resolver el misterio de la identidad de mi padre.

Una amiga de mi madre me contó que mi madre había estado locamente enamorada de un músico negro y que le seguía a donde fuera a tocar. Llamé a las antiguas compañías de taxis que trabajaban en Düsseldorf a finales de los años 60, así como a los clubes en los que podría haber tocado. Contraté a agencias de detectives para que me ayudaran. Pero no había rastro de ningún Billy Kaot. Durante la búsqueda me enteré de que por aquel entonces la mayoría de los hombres negros se llamaban Billy en Alemania, y esto no me facilitó las cosas. Me quedé sin rastro ni pistas y decidí recurrir a los medios de comunicación. Cubrieron mi historia en los periódicos y en las noticias, pero aún así, nadie sabía quién era Billy Kaot.
Mi búsqueda se llevó a cabo en oleadas. De vez en cuando, el sentimiento de esperanza aumentaba y trataba de hacer más progresos, pero luego perdía la esperanza y abandonaba la búsqueda. Empecé a aceptar que no llegaría a saber quién era mi padre, y que lo que era claramente la fuente de mi lado musical y artístico seguiría siendo un misterio. Empecé a aceptar que nunca conocería mis raíces. Acepté que el sentimiento de soledad me acompañaría siempre. Acepté que sólo existía yo.

Un nuevo capítulo de mi búsqueda

A finales de 2019, estaba viendo la televisión y vi algo sobre el ADN en un anuncio. Me llamó la atención, y por suerte pude rebobinar para verlo de nuevo. Era un anuncio de MyHeritage. Pensé que tal vez esto podría servir.
Inmediatamente busqué la compañía y empecé a compararla con otros proveedores de pruebas de ADN, pero finalmente, me sentí más cómodo continuando con MyHeritage. Empecé a construir un árbol genealógico, me suscribí para tener acceso a todas las funciones de la plataforma y compré un kit de ADN. Un nuevo capítulo de mi búsqueda había comenzado.
Recibí mi resultado en junio de 2020 y estaba decidida a utilizar todo lo que estuviera a mi alcance para encontrar a mi familia. Solo tenía una coincidencia del 2,3% con una persona negra: una joven de treinta y pocos años de Bélgica. ¿Era ésta? Estudiando las diferentes características, supe que la función AutoClusters podría ayudarme. AutoClusters es una herramienta de genealogía genética que agrupa en un gráfico visual las coincidencias de ADN que probablemente descienden de ancestros comunes.
La única persona que no estaba incluida en mi gráfico de AutoClusters era la joven de Bélgica.
Como era mi única pista, decidí acercarme a ella y la contacté a través del sistema de mensajería de MyHeritage. Más tarde pasamos a Facebook, y le envié la foto de mi padre. Le pregunté si podía preguntar a su madre o a su abuela si sabían quién era este hombre.
La madre lo sabía.

El descubrimiento

El verdadero nombre de Billy Kaot era Raphaël Alingabo. Nació en Kinshasa, República Democrática del Congo. Fue un músico que pasó varios años en Europa a finales de los años 60 y 70. Lamentablemente había fallecido en 2017, pero había algo inesperado que por fin me fue revelado: Al parecer tenía 6 medios hermanos por ahí.

Mi corazón dio un salto, y desde ese momento mi vida no ha sido la misma. Desarrollé una relación con algunos de ellos en Facebook y por teléfono. Por fin conocí a mi hermanastra Linda, de Suecia, aquí en Alemania, hace un par de meses, ya que COVID-19 no nos permitió conocernos antes. Le pedí que se hiciera una prueba de ADN para confirmar nuestra relación. La siguiente vez que nos vimos, que fue a principios de junio de 2021, el resultado estaba listo. Tenía mucho miedo de equivocarme, pero ella tenía una coincidencia del 26,6%. Estaba viendo a mi hermanastra.
Somos 7 hermanastros de diferentes madres. Siempre creí que mi lado artístico venía de mi padre, pero ahora estoy convencida, ya que todos heredamos el gen artístico de él. Todos cantamos, creamos música, bailamos o pintamos. Somos tan diferentes, pero a la vez tan parecidos. Por fin siento que formo parte de algo más allá de mí misma.

El reencuentro

Hace poco, tuve por fin la oportunidad de conocer a una de mis hermanas. Fue una experiencia increíble que me cambió la vida. Repasamos juntas nuestros resultados de ADN y conectamos por nuestros intereses comunes. Mi vida nunca será la misma.
MyHeritage no sólo me ayudó en mi viaje, sino que hizo que mi deseo más querido se hiciera realidad.

Entonces sólo estaba yo; ahora hay un nosotros.

Gracias, MyHeritage.