Historias que inspiran su vida actual y la de sus descendientes

Comentarios

Tómese su tiempo. Haga una llamada, busque el mejor momento para reunirse, sin prisas, sin presiones, sin agobios. El día y el momento indicado. Haga café, llene un plato con dulces y siéntense juntos. Y hablen, compartan, recuerden…

Entonces, las historias fluirán. “Como yo aún dormía en una cuna, mi hermano mayor me cubría con unos colchones para protegerme cuando oía la sirena que anunciaba el bombardeo.” “Mi padre retiraba, a escondidas, su ración de comida para ofrecérnosla luego como si hubiera sobrado, sabiendo que pasábamos hambre y estábamos al borde de la desnutrición.” “Cuando oyeron la explosión, todos los vecinos corrieron a refugiarse a nuestra casa, seguros de que el abuelo los acogería a todos y les ofrecería comida y un rincón donde cobijarse y huir del incendio.”

Autor Julien Douvier (demymodernmet.com)

Las entrevistas familiares están llenas de tesoros. Se encuentran ahí, guardados en algún lugar de la memoria de quienes las vivieron, agazapadas esperando que un detalle, un olor, una voz o una imagen las despierte y las traiga de nuevo a la vida. Y entonces, nosotros las escuchamos, las recogemos y las atesoramos para que nuestros hijos y nietos las preserven y sigan compartiéndose en el futuro.

Entre todas ellas, entre el sinfín de anécdotas divertidas, tragedias imposibles de borrar o momentos entrañables que desfilan por una entrevista familiar, aparecen casi inevitablemente una o más historias que inspiran.

El sacrificio callado de una madre. El acto valiente de un hermano. El apoyo incondicional de un amigo. Historias que necesitan ser registradas, escritas y compartidas con nuestra familia para que ellos se enorgullezcan de quienes les precedieron, para que mantengan vivos esos actos de amor y sirvan como inspiración para generaciones posteriores. Es una más de las recompensas que nos proporciona investigar, preservar y compartir el legado de nuestros antepasados. Es una más de las bellezas de la historia familiar.

¡No pierda tiempo!

Haga su lista de “tardes agradables para tomar un café” sin demora.

Deje un comentario

Su dirección de email no será publicada