Cómo Encontrar el Origen Biológico a Través de las Coincidencias de ADN

Comentarios2

Esta es una entrada de invitado de Pedro Centeno Erro, natural de Pamplona y residente en Navarra toda su vida, es de ascendencia española mayoritariamente española, argentina (abuela paterna) e italiana (una bisabuela). Se define como un nuevo apasionado de la Genealogía y la Genética, desde que en 2018, a raíz de unas pruebas de ADN realizadas por algunos familiares en diferentes laboratorios de fuera de España, se dio cuenta del potencial que tienen estos análisis a la hora de intentar descubrir los orígenes de aquellas personas, que por cualquier circunstancia, desconozcan sus familiares biológicos. Dentro de su blog “Bebés Robados“, ha realizado varios post, donde destaca este manual, que trata de servir de iniciación a todas aquellas personas interesadas en emprender esta búsqueda.

Si por motivo de adopción regular o irregular o cualquier otro motivo deseas conocer tu origen biológico, puedes intentar lograr tu objetivo mediante el estudio y análisis de las coincidencias de ADN que puedes hacer con un Test ADN de manera sencilla y en tu casa.

Este estudio consiste en, basándonos en el análisis genealógico de los parientes biológicos que nos aparecen en las coincidencias, ir acercándonos poco a poco a coincidencias de parentesco más cercano hasta conocer el nombre de los ascendientes directos.

La suerte es, a día de hoy, un factor muy importante, ya que en función de las coincidencias de ADN que obtengamos en primer lugar y la colaboración o información que consigamos sobre la genealogía de esas coincidencias (lo mejor es que el propio pariente biológico nos ayude) conseguiremos a mayor o menor brevedad de tiempo nuestro objetivo. Y decimos a día de hoy, ya que si el porcentaje de la población en general que se hace este análisis de ADN se incrementa, la probabilidad de encontrar un pariente cercano aumenta de forma proporcional.

Cuanta más base de datos de personas que se realicen el test, más fácil será que un pariente cercano aparezca.

Para facilitar la explicación de este método, vamos a realizar el estudio a partir de
coincidencias de parentesco de tercer grado, es decir, primo o prima tercero o tercera.

Dos personas con este grado de parentesco comparten una pareja de tatarabuelos. Todos tenemos 8 parejas de tatarabuelos. Ahora nos tenemos que centrar el construir el árbol genealógico de este pariente de tercer grado, ya sea a través del contacto directo con esa persona a través del servicio de mensajería, a través de Internet, redes sociales, registros, etc..

Cuantos más árboles genealógicos de coincidencias de ADN consigamos construir, más
probabilidades de éxito vamos a tener y más probabilidad de encontrar los antepasados
comunes (en este caso tatarabuelos).

Este sería, más o menos, el cuadro a completar:

– TO: tatarabuelo
– TA: tatarabuela

Para tratar de averiguar estos antepasados comunes, podemos lograrlo básicamente de dos
modos:

  1. A través de la herramienta “Buscador de Cromosomas”, donde podemos ver si dos o más coincidencias de ADN comparten segmentos triangulados.Tener segmentos triangulados significa que se comparten ancestros, por lo que si encontramos dos parientes de tercer grado con los que compartimos estos segmentos, ya podremossaber los ancestros comunes, ya que si obtenemos los árboles genealógicos de ambas personas, estas deberían tener una pareja de tatarabuelos comunes. Y sería esta pareja de tatarabuelos, también la pareja que estamos buscando, ya que sería común a todos los implicados (puede haber matices, ya que en algunas regiones la endogamia es bastante habitual, es decir, hay gente emparentada que tiene descendencia entre sí, lo que nos puede hacer este estudio más complejo).

  2. Si no disponemos de segmentos triangulados o estas triangulaciones no nos llevan al antepasado común, podemos solicitar a nuestro pariente que nos ayude a convencer a otros parientes para que se hagan el test de ADN de MyHeritage, para poder ir fijando o descartando ramas del árbol genealógico del pariente de tercer grado. Sería más o menos así:

Volvemos a la tabla anterior donde hemos elaborado el árbol genealógico. Tenemos
que conseguir que se haga el test uno de los padres del pariente de tercer grado. A
veces no es posible que se haga ninguno de los dos, pero tenemos personas que
pueden las pueden sustituir y que nos pueden servir perfectamente y ser igual de
fiables.

Vamos a suponer que no conseguimos que se haga el test ni la madre ni el padre del
pariente de tercer grado, pero accede a hacérselo un hermano o hermana del padre,
o uno de sus descendientes. Si cuando los resultados de ADN de esta persona estén
disponibles obtenemos coincidencia de ADN, entonces estaremos emparentados
por la rama paterna.

Si no obtenemos esa coincidencia, podemos descartar esta
rama, por lo que el cuadro quedaría así:

Seguimos. Ahora debemos conseguir que se haga el test el abuelo2 o la abuela2.
Esto seguramente sea imposible, pero podemos encontrar una persona que la
sustituya con relativa facilidad. Un primo o prima por materno de la madre, por
ejemplo, o uno de sus descendientes puede realizar esta función. Si se hace el
test una de estas personas y da negativo, el cuadro quedaría así:

Ahora nos quedaría contactar con un descendiente de una de las parejas de
tatarabuelos (por ejemplo, un descendiente de un primo o prima del bisabuelo3, y
en función del match saber por fin quiénes son los tatarabuelos comunes.

Imaginemos que este descendiente nos da positivo, por lo que la pareja de
tatarabuelos número 5 sería el antepasado común.

Una vez alcanzada la pareja de tatarabuelos comunes, podemos iniciar la búsqueda
descendente, y también la suerte va a influir, ya que depende de la cantidad de
descendientes que tuvieron y de lo complejo de obtener esta información. Pero ya
sabemos que un bisnieto o bisnieta de esta pareja será nuestro padre o nuestra madre,
así que ya estamos mucho más cerca.

¡Pide tu test de ADN aquí!

Deje un comentario

Su dirección de email no será publicada

  • Iván González-Zaera López


    septiembre 5, 2019

    Me interesa mucho en saber el resultado.Gracias.

  • María Magdalena Vinaja Carrasco


    septiembre 5, 2019

    Ésto se me hace increíble reencontrarme, con mi raíz