¡No cometas errores genealógicos!

Comentarios3

Este artículo está escrito por Schelly Talalay Dardashti, Asesora de Genealogía de MyHeritage en Estados Unidos de América.

Los seres humanos cometen errores. ¿Recuerdan el viejo proverbio: ‘Errar es humano, perdonar es divino’? La versión genealógica debería ser: “Errar es humano, corregir es genealógico”.

Cada Historiador Familiar y genealogista sabe que los árboles genealógicos también pueden contener errores.

A veces se debe a simples errores humanos. Esto puede ocurrir debido a la transmisión oral de datos, a la transcripción o a la copia de otros registros o detalles grabados por error debido a sucesos trágicos, como muertes, que pueden distorsionar la memoria de los familiares, o incluso a la mala caligrafía. En ocasiones, son el resultado de la información proporcionada por parientes que simplemente no sabían la verdad (como los errores en las lápidas) o al darse cuenta de que la corrección será demasiado costosa o complicada. Ocasionalmente, la razón para alguna información inexacta puede atribuirse a ” mejoremos la historia “, lo que puede conducir a un “embellecimiento extra” con el paso de los años.

Aquí hay algunos ejemplos que muestran lo que pudo haber sucedido ( un documento de Cruce Fronterizo de 1904; Censos Federales de los Estados Unidos de 1910, 1920 y 1930 ) con mi familia TALALAY, que se convirtió en TOLLIN después de la inmigración.

Cruce Fronterizo de Canadá a los Estados Unidos en 1904

Aaron Talalay en la lista con el apellido Tallarly llegó del Reino Unido a Montreal. Tomó el ferrocarril Dominion a Nueva York en noviembre de 1904.

 

Cuando mi bisabuelo Aaron Peretz Talalay entró en los Estados Unidos desde el Reino Unido (donde permaneció unos meses) a través de Canadá en noviembre de 1904, fue incluido en la lista como Aaron Tallarlay. Su esposa, Riva, y sus hijos Leib (Louis), de 2 años, y Chayeh Feige (Bertha), de 9 meses, llegaron a la ciudad de Nueva York en diciembre de 1905. El nació en 1873 y su edad es correcta, 31 años. Riva nació en 1875. Como verás, las edades parecen estar erradas en todos los registros del censo que aparecen a continuación.

1910  Censo Federal de EEUU

¡TOLLIN está escrito TOILON o LOILON en el censo de 1910! No tengo ni idea de quiénes son los primos Beller… ¡todavía!

En el Censo de 1910, la familia fue registrada (e indexada) como LOILON, aunque si la letra inicial era una T o una L es discutible. Este documento se encontró sólo buscando registro tras registro para encontrar una posible pareja. Creo que mis bisabuelos habrían dicho TOLLIN, el empleado escuchó TOYLIN y lo escribió TOILON. Mi bisabuela Riva (o Rebecca) está en la lista como Eva. Esto muestra que Aarón llegó en 1905 (era 1904) y la familia llegó en 1906 (era 1905). Sus edades están listadas como 35 y 37 años, pero las edades correctas son 37 (Aaron) y 35 (Riva).

En 1915, cuando la familia se naturalizó, el registro estaba a nombre de TOLINI. ¡Llevó años encontrar los documentos! Le rogué a un amigable secretario del gobierno que fuera al área de almacenamiento para que revisara el registro, ofreciéndole pagar la tintorería para su ropa después de lidiar con el polvo y los espeluznantes insectos que había allí.

Censo del Estado de Nueva Jersey de 1915

En el Censo del Estado de Nueva Jersey de 1915, el nombre se indica como TOLINI, pero se escribe TOLIN. Y la bisabuela Riva (Rebecca) es ahora Rose. NOTA: Si el lugar en el que usted está buscando tiene censos efectuados, son extremadamente útiles para registrar los cambios en la residencia y la composición de la familia tal como se realizaron entre los censos federales del ejemplo.

Censo Federal de los Estados Unidos de 1920

En el Censo de 1920, la familia aparece ahora en la lista (e indexada) como TOLINO – por lo que parecen de origen italiano – y mi bisabuela es ahora Rebecca. Además de Louis y Bertha, hay otros tres hijos. Bertha está en la lista con 14 años (tenía 16). La edad de los padres es de 45 y 40 años, pero en realidad eran 47 y 45 años respectivamente.

Ahora el apellido de todos es TOLINO.

1923 Directorio de la Ciudad de Newark

Finalmente, en 1923, ¡el apellido se ha mantenido estable!

En el directorio de 1923 de la ciudad de Newark, New Jersey.

1930 Censo Federal de EEUU

En el Censo de 1930, la familia es finalmente TOLLIN, al igual que todos los demás parientes en Newark, Nueva Jersey y Springfield, Massachusetts. Bertha no está en la lista porque estaba casada y vivía en Nueva York, mientras que Louis había terminado sus estudios de medicina y estaba en Baltimore, Maryland. Los padres estaban en la lista con 55 y 53 años, pero en realidad tenían 57 y 55 años.

La familia sigue utilizando el apellido definitivo.

1940Censo Federal de EEUU

En 1940, la composición de la familia ha cambiado un poco, ya que la mayoría de los niños se han casado y viven en otro lugar. El más joven, Harry, y su esposa viven con ellos.

Y, sólo para hacer las cosas un poco más interesantes, el hermano de Aarón, David, y su familia llegaron y decidieron escribir el apellido TALLIN. Vivían a pocas manzanas uno del otro, y nadie sabe por qué David decidió usar esa forma.

Arriba, el Censo Federal de los Estados Unidos de 1910 y abajo, el Censo de 1930.

Una gran herramienta disponible para todos los que tienen un árbol MyHeritage es nuestro Verificador de Coherencia. Analiza nuestros árboles genealógicos para identificar posibles errores, conflictos e inconsistencias. Algunos son relativamente obvios, como niños que se anotan como nacidos antes que sus padres, hermanos que nacen con cuatro o cinco meses de diferencia, madres que se clasifican como de 8 u 80 años de edad y que tienen niños pequeños. Todos podemos cometer errores, pero el verificador de consistencia los encuentra por nosotros. También nos alerta de muchas discrepancias adicionales y, una vez corregidas, mejorará la calidad y precisión de nuestros árboles genealógicos. Para más información sobre esta función extremadamente útil, visita: Verificador de Coherencia de Árboles Genealógicos.

A continuación te damos algunos consejos para que no repitas ni cometas errores en tu investigación.

Cómo evitar que se cometan y se repitan errores

Trata siempre de ver imágenes digitalizadas o fotocopias de registros civiles, como certificados de nacimiento, matrimonio y defunción. Una transcripción de esa información puede contener errores humanos, errores ortográficos, la incorporación de números y otros errores. Si utilizas páginas web con colecciones de imágenes escaneadas, mira la imagen, no la transcripción generada por el hombre. Para la mayoría de nosotros, las imágenes escaneadas son lo más parecidas al original que podemos obtener.

Aunque los registros del censo siempre son útiles, recuerda que el encuestador puede no haber entendido correctamente el acento debido al idioma diferente de una familia, y esto puede haber conducido a errores en edades, nombres y procedencia.

Trata de seguir a la familia a través de los censos posteriores para determinar los datos. En los EEUU, también intenta conseguir censos estatales (si es que existen), historiales de seguridad social, tarjetas de reclutamiento, tarjetas de registro de extranjeros, historiales de votación y documentos de ciudadanía.

Si se te da la opción de elegir entre usar imágenes escaneadas/digitalizadas/microfilmadas de cualquier tipo de registro o una transcripción hecha por otra persona, revisa la imagen tú mismo. Los errores humanos pueden producirse cada vez que se copia un registro. Además, la transcripción también se basa en decisiones tomadas por alguien que puede no estar al tanto de ciertos nombres o lugares étnicos comunes o alguien que no tiene la capacitación adecuada para descifrar la escritura a mano para ciertos países o de determinados errores. Aunque los transcriptores intentan ser precisos, puede que la información no lo sea, así que mira la imagen tú mismo.

Los reportajes periodísticos históricos pueden ser importantes, pero hay que recordar que los periodistas pueden haber entrevistado a personas que no estaban seguras de los detalles o que no sabían lo suficiente sobre una posible situación para investigarla a fondo; esto sucede incluso en el mejor de los periódicos. Un obituario o esquela publicada puede también basarse en errores previamente cometidos y así prolongar los errores en el tiempo.

Los árboles genealógicos publicados o puestos en Internet son tan confiables como la persona que los recopiló. ¿El investigador fue meticuloso, siguió los estándares genealógicos, revisó los documentos originales (o imágenes), volvió a revisar las transcripciones? ¿O se limitó a registrar las historias familiares y presentarlas como datos sin verificar eventos, fechas, nombres, etc.? ¿Proporciona el responsable de la compilación fuentes verificables de datos?

De la misma manera, una publicación de la historia familiar (o incluso una historia geográfica, como una ciudad, condado o estado) también puede contener errores repetidos de recopilaciones anteriores de árboles genealógicos. Lee los árboles genealógicos y las historias de familia en Internet y busca las fuentes documentadas utilizadas por el autor. Posiblemente los historiales publicados también contengan errores de impresión.

Eres afortunado si tus antepasados dejaron cartas, apuntes o incluso diarios cotidianos.

Recuerda que ciertos acontecimientos pueden no haber sido registrados con exactitud, particularmente si los acontecimientos negativos pueden afectar la reputación de una persona. Por otra parte, sin embargo, las historias acerca de personas que ya se considera que tienen una reputación negativa podrían completarse para que sus relatos sean aún más interesantes.

Por lo general, los artículos de las revistas de genealogía o de historia familiar han sido revisados y rastreados, aunque es posible que la historia se base en un índice o en una transcripción con errores.

Muchos sitios hoy en día ofrecen imágenes escaneadas y estas son tan buenas como ver el original. Una advertencia importante es que un documento determinado podría tener notas o comentarios en el reverso que podrían haberse pasado por alto durante el proceso de digitalización. Siempre trata de usar documentos adicionales para confirmar los datos de las personas y las familias.

Si, a pesar de todos tus esfuerzos, no puedes confirmar la información ya que las fuentes ofrecen datos contradictorios, registra todas las fuentes que contengan los datos. Como mínimo, esto confirmará a otros que vean tu trabajo -y a tus futuros descendientes- que estabas al tanto de los datos contradictorios. En el futuro, podrían salir a la luz registros que permitan resolver el conflicto de una vez por todas.

¿Has encontrado errores en los árboles genealógicos de los parientes? ¿Cómo manejaste la información conflictiva? ¿Has contactado con el recopilador original del árbol? ¿Has compartido documentos que indican la información correcta? Me interesaría saber cómo resolviste la situación.

Deje un comentario

Su dirección de email no será publicada

  • Sofia


    septiembre 3, 2018

    Comí procedo xa hacerme un ADN?

    • Sonia Meza


      septiembre 12, 2018

      Puede obtener un kit aquí http://www.myheritageADN.es y seguir los pasos una vez que lo reciba por correo en su domicilio.

  • Adriana


    septiembre 8, 2018

    Hola, muy bueno lo que publican.
    Yo estoy en la busqueda de mi bisabuelo Francisco Guglielmone
    que nacio