Nuestro CEO Gilad Japhet cuenta las Historias de sus Antepasados que fueron Víctimas del Holocausto

Comentarios0

El fundador y Director General de MyHeritage, Gilad Japhet, revela su historia personal en conmemoración del Día Internacional del Recuerdo del Holocausto de este año, en honor a sus antepasados que fueron víctimas de una de las experiencias humanas más trágicas que este mundo ha presenciado. Lea su historia a continuación.

El año pasado, escribí un post en Facebook dedicado a la memoria de los familiares paternos de la familia Patt/Japhet que perdieron la vida en el Holocausto.

Este blog conmemora a las víctimas del Holocausto de mi lado materno y, específicamente, a la familia de la madre de mi madre: la familia Chwojnik. La mayor parte de la familia de mi madre se libró del Holocausto, gracias al gran visionario Dr. Arie Leib Chwojnik (Oren), tío de mi abuela, nacido en 1890 en la ciudad de Ruzhany, hoy en día Bielorrusia y anteriormente parte de Polonia. Mi pasión por aprender más sobre mis antepasados Chwojnik fue clave para mi interés personal en la genealogía, que comenzó cuando tenía 13 años. Los Chwojnik son una familia judía muy pequeña y todos ellos están emparentados. Escribo aquí sobre el Dr. Chwojnik con más detalle porque era una persona muy interesante, y también porque, como verán más abajo, le debo mi existencia.

El Dr. Arie Leib Chwojnik sostiene a su hijo, Matitiahu, alrededor de 1924.

Fue muy extraño que Arie Leib Chwojnik hubiera logrado matricularse en la Universidad de Ginebra para estudiar medicina en aquellos días de severo prejuicio -cuando los judíos fueron prohibidos de ingresar a universidades en toda Europa-. Presentó una tesis doctoral y se doctoró en Otorrinolaringología. Igualmente inusual fue la inscripción de su esposa judía Esther (Ettia) en la misma universidad para estudiar también medicina. Se convirtió en dentista.

Arie Leib Chwojnik y su esposa Ettia en Suiza, alrededor de 1920.

Arie Leib Chwojnik emigró a Israel en 1922, 25 años antes de su establecimiento como estado independiente, con la ayuda de su cuñado, el mitológico Dr. Haim Bograshov, fundador y director de la Herzliya Hebrew High School. Ese fue el primer instituto de secundaria de Hebreo en el país.
Como anécdota, el municipio de Tel Aviv honró al Dr. Bograshov y nombró a una calle de Tel Aviv en su honor cuando aún vivía, una medida a la que se opuso humildemente, cambiando su apellido de Bograshov a Boger ¡para evitar ser asociado con la calle! La conexión entre el Dr. Chwojnik y el Dr. Bograshov fue su matrimonio con dos hermanas de la familia Mednitzky: Ettia y Mina.

Mina (izquierda) y Ettia (derecha) las hermanas Mednitzky, hacia 1910.

Una vez en Israel, el Dr. Chwojnik trató de utilizar su experiencia para proporcionar un mejor servicio médico a la población que el que existía en ese momento. Montó un hospital con su nombre en Tel Aviv, donde se atendió a pacientes de todas las religiones. El Dr. Chwojnik se hizo tan famoso por sus habilidades y experiencia en la curación que los Jeques Árabes visitaron Tel Aviv para ser tratados por él desde todo Oriente Medio.

Era un hombre talentoso y enérgico con muchos intereses. Curiosamente, también era masón y fue elegido jefe de la Logia Masónica de Israel en 1944. El Dr. Chwojnik anticipó que los judíos no tenían futuro en Europa en aquellos tiempos oscuros y trabajó incansablemente para traer a todos los miembros de su familia a Israel en la década de 1930. Pagó por su cuenta los viajes, les compró casas en las que vivir y les enseñó a trabajar. Todos ellos se salvaron del Holocausto gracias a sus actos y le debían sus vidas.

Entre los muchos miembros de la familia que salvó estaba su sobrina, mi abuela materna Chana Chwojnik. Inmigró a Israel en 1930 desde Ruzhany, él la llevó a su casa y se convirtió en enfermera en su hospital, profesión que mantuvo por el resto de su vida. Hoy en día el hospital Chwojnik ya no existe, y su edificio de estilo Bauhaus en Tel Aviv fue renovado y reinventado como Instituto de Contables Públicos Certificados de Israel (ver foto abajo).

Viaje al pasado: El mismo edificio a principios de los años 30, cuando se construyó el hospital de Chwojnik. Mi abuela Chana Chwojnik está en el centro, llevando un pañuelo blanco, y junto a ella está su tía Ettia Mednitzky, esposa del Dr. Chwojnik.
Mi abuela Chana Chwojnik, que siguió siendo enfermera voluntaria tras la jubilación.

Otro miembro muy respetado de la familia Chwojnik fue el hermano de mi abuela Chana Chwojnik, el Dr. Menachem Chwojnik. Fue profesor y también jugó ajedrez como afición. Después de ganar el campeonato de ajedrez de la ciudad de Cracovia en Polonia varias veces, fue seleccionado para ser miembro del equipo nacional de ajedrez de Polonia y representó a Polonia en la 2ª Olimpiada de Ajedrez en 1928. El equipo de ajedrez polaco era extremadamente fuerte. La mayoría de sus jugadores eran judíos y, con la participación del hermano de mi abuela, ganaron a Polonia la medalla de bronce en la Olimpiada Mundial de Ajedrez de ese año. El equipo polaco siguió ganando medallas en la Olimpiada casi todos los años a partir de entonces, hasta 1939. Después de ese año, la gran mayoría de los judíos polacos fueron exterminados o deportados y Polonia nunca pudo recuperar su antigua gloria.

Menachem Chwojnik sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial en Europa e inmigró a Israel en 1949. A pesar de su avanzada edad y cansancio por las duras dificultades de sobrevivir la guerra, volvió a jugar ajedrez. Para sorpresa de todos, demostró que aún tenía destellos de genialidad. Se convirtió en el primer campeón de ajedrez de Israel en 1951, y luego, ya a los 50 años, regresó en tres ocasiones a participar en la Olimpiada Mundial de Ajedrez, ahora representando al naciente Estado de Israel. Fue profesor de física en la Herzliya Hebrew High School y era bien conocido por su sabiduría y sentido del humor. Murió de un infarto a los 60 años – los hombres de la familia Chwojnik tenían corazones débiles y muchos de ellos sucumbieron a los infartos a una edad relativamente temprana.

El Dr. Menachem Chwojnik se inclina ante David Ben Gurion, primer ministro de Israel, después de ganar el campeonato de ajedrez de Israel en 1951.

Gracias al Dr. Arie Leib Chwojnik, la mayoría de los miembros de la familia Chwojnik emigraron a Israel y fueron salvados de los peligros del Holocausto. Esto incluyó a la madre del Dr. Chwojnik, Sara Henia Chwojnik, que es mi tatarabuela (de quien provino el nombre de mi madre), todos sus hermanos, y muchos de sus sobrinos y sobrinas. Un sobrino que no sobrevivió fue Abraham (Abrasha) Chwojnik, primo hermano de mi abuela, que estudió para ser abogado en Vilnius, la capital de Lituania. Se unió al movimiento de resistencia partidista fundado por Abba Kovner en el gueto de Vilna, cuyo lema era:”No iremos como ovejas al matadero”. Abrasha Chwojnik se convirtió en uno de los líderes de la resistencia. Fue capturado por los nazis y asesinado en la horca. Recibió una medalla de valor de Polonia después de su muerte. La imagen de abajo insinúa su acentuada personalidad, que contrasta con sus suaves rasgos faciales.

Abrasha Chwojnik, partidista.

Uno de los hermanos de Abrasha, Yosef (Ofka) Chwojnik, llegó a Israel y se convirtió en el líder de la escuela de vuelo de la legendaria fuerza aérea de Israel.

La madre de Abrasha, Dobe Chwojnik (nacida Lukaszewski), estaba condenada a convertirse en víctima del Holocausto. Había inmigrado a salvo a Israel con dos de sus hijos (hermanos de Abrasha) y vivió en Israel durante varios años; pero justo antes de la Segunda Guerra Mundial cometió el error de volver a Europa para una visita, y murió allí durante la guerra. La foto de abajo la muestra en el centro, con Abrasha a la izquierda y Ofka a la derecha – fue tomada años antes de que emigrara a Israel y emprendiera el fatídico viaje de regreso a Europa.

Una de las hermanas de mi abuela, Ahuva (Libke) Chwojnik rechazó la invitación para venir a Israel. Tal vez fue la decisión de su marido. Ella estaba casada con Israel Bielous, dueño de una ferretería en Ruzhany, y tuvieron dos hijos pequeños, Miriam y Chaim. Ellos prefirieron quedarse en Ruzhany. Los cuatro fueron asesinados en el Holocausto. Eran, respectivamente, la tía, el tío y los primos hermanos de mi madre.

La hermana de mi abuela, Libke Chwojnik (usando un vestido estampado), con sus hijos Miriam y Chaim, todos ellos muertos. Su hermana Leah Chwojnik (arriba a la derecha) llegó a Israel con la ayuda del Dr. Chwojnik y se salvó.

Años más tarde en Israel, cuando mi bisabuela Rachel Chwojnik (nacida Diskin) sostenía a mi madre en sus brazos, de vez en cuando rompía a llorar, recordando a Miriam Chwojnik, su nieta primogénita, que fue asesinada de niña.

Miriam (Mira) Bielous, hija de Libke Chwojnik. Asesinada a los 11 años. Ella es prima primera de mi madre.
Mi abuela Chana Chwojnik (izquierda) y su hermana mayor Libke Chwojnik (derecha), que se quedó en Ruzhany y murió en el Holocausto. Esta foto fue tomada justo antes de que mi abuela Chana dejara su vida y emigrara a Israel. Para Chana, esta foto era el recuerdo de despedida de su hermana Libke. Nunca se volvieron a ver.
Solicitud de Naturalización en Israel (Mandato de Palestina) de la hermana de mi abuela, Leah Chwojnik, que se llama Liza. Nombra a sus dos patrocinadores: el Dr. Bograshov y el Dr. Chwojnik. Fue archivado en 1941. Pocos años más tarde, Leah se ofreció como voluntaria en el Servicio Territorial Auxiliar (ATS; a menudo se pronuncia como acrónimo), la rama femenina del ejército británico durante la Segunda Guerra Mundial, para ayudar a luchar contra los alemanes. Leah nunca se casó, y todos la llamaban “Doda Leah” – Tía Leah.

Mi abuela Chana Chwojnik progresó en Israel. Se casó con Shmuel Isaacson y tuvo dos hijas: mi madre Sara y mi tía Tzippora. Entre ambos tienen 11 hijos y 40 nietos.

Esta es una pequeña parte de la historia de una familia judía, la familia Chwojnik de Ruzhany, pero representa muchas historias similares. Esta familia no sucumbió a los nazis y logró construirse un nuevo futuro en Israel. MyHeritage se creó porque ellos sobrevivieron.

Dedico este artículo a la memoria de los miembros de mi familia Chwojnik que perdieron la vida en el Holocausto, entre otros millones de personas. Que su recuerdo sea bendecido.

Deje un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada