La Música Está en Tus Genes

Comentarios

Las familias han estado haciendo música juntas desde mucho antes de los von Trapps y los Jackson 5. No es raro que un músico consumado tenga uno o más miembros de su familia que también sean talentosos con la música, y esto no es una coincidencia.

Los genes tienen un papel muy importante en la determinación de las habilidades musicales. En un estudio (Mosing M et al, “Practice Does Not Make Perfect: No Causal Effect of Music Practice on Music Ability,” Psychological Science 2014, 25:1785), Miriam Mosing y sus colegas del Instituto Karolinska de Suecia compararon las habilidades musicales de 1.211 parejas de gemelos adultos idénticos y 1.358 parejas de mellizos de la misma edad. Probaron la capacidad de los participantes para detectar diferencias en el tono, distinguir melodías y reconocer ritmos. Encontraron que incluso cuando un gemelo practicaba significativamente más que el otro – en un caso, 20.228 horas más – su nivel de habilidad musical era más o menos el mismo.

Un estudio anterior realizado por investigadores de la Universidad de Helsinki (Pulli K et al, “Genome-wide linkage scan for loci of musical aptitude in Finnish families: evidence for a major locus at 4q22,” Journal of Medical Genetics 2008, 45:451-456) refuerza estos hallazgos. Ellos examinaron a 224 miembros de 15 familias diferentes de músicos y encontraron que la habilidad musical es heredada en un 50%.

Varios estudios han encontrado que la evolución humana favorece a las personas con oído para la música. Las habilidades que hacen que alguien sea bueno en música están asociadas con otras habilidades cruciales para la vida. Ser más sensible a la afinación y a la entonación, por ejemplo, aumenta su capacidad para distinguir matices en el lenguaje y en el habla y para imitar acentos extranjeros. Los estudios han demostrado una correlación significativa entre el talento musical y la capacidad de aprender un idioma extranjero. La mencionada investigación de Järvelä mostró que las secuencias de ADN relacionadas con la capacidad musical también estaban relacionadas con la dislexia, lo que indica que la capacidad musical está estrechamente relacionada con el desarrollo del lenguaje.

Una Combinación de Naturaleza y Educación

Uno de los componentes básicos de la capacidad musical para medir es el «oído absoluto»: la capacidad de identificar instantáneamente el tono de una nota que se está tocando. La mayoría de los músicos necesitan escuchar la nota tocada por un diapasón u otro instrumento afinado para afinar un instrumento, usando la nota como referencia. Las personas con oído absoluto no necesitan un diapasón, sino que saben instintivamente si lo que oyen es un La, un Sol sostenido o un Si bemol.

Los estudios han demostrado que existe una fuerte relación entre la genética y esta capacidad, pero eso no significa que sea innata. Nuestras convenciones sobre los tonos y sus nombres son en gran medida arbitrarias. Incluso una persona con un oído absoluto no puede poner nombre a una nota antes de haber aprendido la escala musical.

La parte que usted hereda de sus padres, sin embargo, es el potencial para aprender. La exposición a la formación musical a una edad temprana, o hablar un lenguaje tonal como el mandarín, hace que sea más probable que te des cuenta de esta capacidad.

También funciona en la dirección opuesta. La investigación ha encontrado un fuerte componente genético para la pérdida de tono, o lo que los científicos llaman «amusia congénita». Sólo afecta a un 4% de la población, pero si no tiene oído, es probable que el 39% de sus parientes de primer grado tengan amusia.

Una vez más, sin embargo, no todo es naturaleza. Un estudio en gemelos descubrió que aunque uno de ellos no tenía oído, era muy probable que el otro también lo tuviera, hubo casos en los que uno no tenía oído y el otro no.

¿Hay alguien en tu familia que no tenga oído? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Deje un comentario

Su dirección de email no será publicada