La tienda de antigüedades más grande del mundo

Comentarios2

¿Recuerda la última vez que traspasó la puerta de una tienda de antigüedades? Habitualmente eran lugares sin demasiada iluminación, y era difícil o prácticamente imposible encontrar orden alguno entre los centenares de objetos que se repartían por cada rincón del local. Pero más grande o más pequeña, más modesta o más lujosa, cada una de estas tiendas tenían magia suficiente como para disparar nuestra capacidad de evocar otras épocas, otros lugares, otras personas ya desaparecidas…

Nuestras calles albergan cada vez menos tiendas de antigüedades. Estos espacios tan queridos para quienes atesoramos nuestra historia familiar han terminado por cerrar en muchos casos y, en otros, trasladar sus bártulos a lugares supuestamente más acordes con esta época.

Crédito imagen: nosniniosdejapol.blogspot

¿Dónde podemos buscar ahora fotografías antiguas, pequeños objetos que despiertan la nostalgia de nuestros años infantiles o muebles como los de la casa de nuestros abuelos? En Internet.

Crédito imagen: todocolección

Por suerte, aunque no se trate de la misma experiencia, aún es posible pasear y revolver entre artículos de otras épocas. Y, al igual que ocurría en nuestras visitas a las tiendas físicas de antigüedades o a los mercadillos de objetos usados, todavía hay lugar para las sorpresas y los hallazgos valiosos.

Hace tan sólo unos días me encontré por casualidad, en uno de estas páginas web en las que se venden objetos de coleccionismo y de segunda mano, un objeto que tiene para mi más valor que el de su propia antigüedad. Se trata de una factura del pequeño comercio que mi abuelo regentaba en su ciudad. El papel, que data de 1921, tenía un precio irrisorio para lo preciado de su contenido: el nombre y el dibujo grabado de una tienda cuya existencia yo solamente conocía por referencias familiares. No sabía ni la localización exacta ni el nombre de este comercio. Ahora, con esta factura recién adquirida, puedo abrir nuevas vías de investigación -Registro de la Propiedad, crónicas y archivos municipales, etc.- y encontrar datos personales de mi abuelo que aún desconozco.

¿Qué podemos encontrar en estas tiendas virtuales de escaparates interminables y sorpresas constantes? En primer lugar, objetos que mueven nuestro corazón y nuestra memoria. Tantas veces hemos pensado en el frasco de perfume que veíamos sobre la mesita de noche de nuestra abuela, en el juguete más recordado de nuestra infancia, en la edición de ese libro tan especial que leímos y releímos sin cansarnos…

Pero eso no es todo. En estos inmensos escaparates online, además de hermosos recuerdos, se encuentra un sorprendente número de documentos y fotografías que pueden estar relacionadas con nuestros antepasados. Directamente, como la factura del comercio de mi abuelo, o indirectamente, como puede ser una fotografía antigua del lugar donde jugábamos al fútbol con otros chicos.

Busque lo que busque, un paseo virtual por estas tiendas es a la vez un paseo por nuestra memoria.

Aquí tiene una relación de algunas de ellas de visita obligada.

Déjese llevar, curiosee en estos escaparates y ¡quién sabe! en cualquier instante puede saltar la sorpresa y toparse con un documento familiar o un recuerdo especialmente valioso.

Díganos, ¿Qué ha encontrado Ud. en estas tiendas? ¿Qué le gustaría encontrar?

Deje un comentario

Su dirección de email no será publicada

  • Fabian Pira


    abril 18, 2016

    Esta es una idea Genial, los felicito

  • Rita


    abril 19, 2016

    Excelente idea me encantó