Nuestros padres, protagonistas del Día del Trabajo

Comentarios1

Tal vez su madre se levantaba una hora o dos antes que Ud. en la fría noche invernal para que todo estuviera listo cuando saliera de la cama y Ud. empezara a prepararse para ir a la escuela.

O quizás su padre se decidió a tener un segundo trabajo para así estirar un poco el presupuesto familiar y poder costearle sus estudios. Esos y otros sacrificios, realizados a diario  por millones de padres y madres en todo el mundo, debemos recordar con todo nuestro corazón y agradecimiento en un día para festejar: el Día del Trabajo.

Crédito imagen: Lewis Hine

El padre de Santiago, ahora un profesor de música reconocido, alargó la vida útil de su coche hasta veinte años porque no podía permitirse uno nuevo. “Nuestro coche tenía hasta agujeros en el suelo – recuerda Santiago años después – pero ni a mi ni a mis tres hermanos nos faltó jamás un instrumento musical con el que estudiar”.

Miriam esperaba a que diera la noche para, con todos sus hijos acostados y a pesar del agotamiento de todo un día de trabajo, empezar a fregar los suelos de su casa. Era el único momento del día en que tenía tiempo para hacerlo y podía secarse sin pisadas accidentales.

José, trabajador incansable, acudía con su bicicleta allá donde sus manos callosas eran requeridas. Si llovía torrencialmente, algo muy frecuente en su tierra, se las arreglaba tapándose la cabeza con un cubo de plástico, sin dejar de pedalear ni de acudir a trabajar. Simplemente, no se podía permitir otra cosa.

José, Miriam, el padre de Santiago… son personajes reales, capaces de sacrificarlo todo – su tiempo, su salud… – para sacar adelante a su familia. Son tan reales que seguro que a Ud. no le cuesta imaginárselos. Porque habrá conocido a muchos otros como ellos.

Su padre, su madre, sus abuelos… ¿Recuerda sus renuncias, su trabajo redoblado, su esfuerzo constante? Es imposible dejar pasar este Día del Trabajo sin recordar y rendir un sentido homenaje a todos ellos. Porque nos lo han dado todo con su ejemplo. Todo.

¿A quién recuerda Ud. especialmente en un día como el de hoy? ¿Qué sacrificaron por Ud. o su familia? Comparta con nosotros y con sus familiares su historia, convirtiendo así en eterno recuerdo de ese sacrificio incondicional y lleno de amor. Será el mejor homenaje posible a sus seres queridos, unirlos a la memoria de millones de padres y madres amorosos y ejemplares.

Deje un comentario

Su dirección de email no será publicada

  • M0NICA


    abril 30, 2016

    EXCELENTE, COMPARTO!!!