Registros de Historia Familiar resuelven un Misterio de Siglos de Antigüedad de la Historia del Arte

Comentarios

Hace más de dos siglos, un retrato de familia del maestro holandés Frans Hals fue misteriosamente dividido en tres secciones. El pasado otoño, el Museo de Arte de Toledo (TMA) pudo utilizar los registros históricos para resolver el misterio de hace siglos.

Frans Hals pinta a los Van Campens

Frans Hals era particularmente famoso por sus retratos. Pintaba a la gente de una manera muy realista, pero con una variedad de poses y expresiones – capturando un momento inusual en la vida de sus personajes.

Con motivo de su vigésimo aniversario de bodas, Gijsbert Claesz Van Campen y su esposa, María Jorisdr, encargaron a Frans Hals que pintara el retrato de la familia Van Campen en 1624. Gijsbert, un comerciante textil, también fue gobernador, maestro de experimentos y decano del Comansgilde (gremio de comerciantes). La pareja vivía en una casa grande en Kerckstraat, una de las calles más antiguas de Ámsterdam. A su muerte, Gijsbert era propietario de bienes raíces por valor de 30.000 florines, una gran fortuna en aquel entonces.

Reconstrucción de un retrato original de Van Campen pintado por Frans Hals

Siendo el primero de sus retratos de familia, Hals pintó a la familia Van Campen con un estilo informal muy característico que más tarde se hizo muy popular durante la Edad de Oro holandesa. Hals ya estaba en la flor de su carrera cuando comenzó el retrato de Van Campen. Acababa de terminar un retrato de 12 personas del “Banquete de los Oficiales de la Compañía de la Milicia de San Jorge”, y recibió un gran elogio de la crítica. En este extraordinario retrato de familia, Gijsbert Claesz van Campen y su esposa, Maria Jorisdr, son representados en un ambiente informal, parecido a un picnic con sus hijos.

La pintura es dividida

Los curadores especulan por qué el cuadro se dividió en varios lienzos. Una teoría sostiene que la pintura en su forma original era extremadamente grande y sólo podía acomodarse en una casa muy grande. Los registros indican que Cornelis, representado por el niño cuya mejilla esta siendo acariciada por la mano izquierda de su madre, a su vez, heredaría la pintura y se la daría a su hija Agnes. En algún momento después de su muerte y antes de 1680, la pintura tuvo que ser cortada en lienzos separados porque su nuevo hogar ya no podía contener un lienzo tan inmenso.

Otros curadores pensaron que la explicación más probable es que el lienzo original sufrió daños en las áreas de la derecha y del centro, posiblemente por el fuego o el agua, y que lo que se recuperó es lo que ha permanecido en el lienzo.

Reencontrando el Retrato de Familia

Ya en 1929, un conservador de Bruselas conjeturó que podría haber algo más en la composición de Three Children with a Goat Cart. Sólo una vez que se inició el proceso de conservación se confirmó su teoría.

El Escaneo por fluorescencia de rayos X (Macro-XRF) escanea todos los elementos químicos de la pintura con un haz de rayos enfocados y luego los analiza a través de la radiación de fluorescencia emitida. El método es muy apreciado en la investigación de pinturas históricas, ya que las imágenes de distribución elemental pueden revelar capas subterráneas ocultas, incluyendo modificaciones realizadas por el artista o restauraciones en la superficie.

Cuando los curadores observaron por primera vez Three Children with A Goat Cart bajo el Macro-XRF, pudieron detectar a través de las capas de pintura un globo ocular inexplicable en la esquina superior derecha del lienzo. También había la figura parcial de una niña en el borde derecho y partes de faldas en los lados izquierdo y derecho. Estos elementos adicionales dieron pistas a los historiadores de arte sobre la posibilidad de que puede haber más en la imagen de lo que pensaban inicialmente.

Three Children with a Goat Cart (fragmento), alrededor de 1623-25, Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica (click para ampliar)

Luego, en 2011, el Museo de Arte de Toledo (E.E.U.U.) adquirió el Retrato Familiar Van Campen (hacia 1623-25).

Retrato familiar de Van Campen en un paisaje, alrededor de 1623-25, Museo de Arte de Toledo, Toledo, Ohio (click para ampliar)

Los conservadores descubrieron lo que parecía ser la mitad de una cabeza en las capas bajo la superficie del Retrato Familiar de Van Campen. La cabeza ayudó a los historiadores a localizar un tercer cuadro, Head of A Boy.

Portrait of a Boy of the Van Campen Family , oil on canvas, about 1623–25. Private Collection (click to zoom)

Cabeza de un niño 1623-25, Colección Privada (click para ampliar)

Incluso sin la evidencia química más profunda, las pinturas mismas siempre habían insinuado su pasado secreto. Las similitudes en el atuendo, la forma en que ciertos pliegues de tela conectaban las prendas de vestir que se usaban en cada pintura, y la forma en que ciertos individuos parecían hacer gestos hacia algo fuera de la composición, llevaron a los historiadores de arte a creer que detrás de estas pinturas había una historia mucho más profunda.

¿Podría ser que Three Children with A Goat Cart, de los Reales Museos de Bellas Artes de Bélgica, Van Campen Family Portrait in a Landscape, del Museo de Arte de Toledo, y Head of a Boy, de un coleccionista privado, considerados inicialmente como tres lienzos separados por Frans Hals, fueran en realidad tres partes del mismo rompecabezas?

Los curadores comenzaron a considerar una nueva y emocionante perspectiva -quizás estos lienzos formaban parte de una sola composición-, un gran retrato familiar de la familia Van Campen pintado a principios de la década de 1620.

Las pinturas en sí y el análisis químico proporcionaron pruebas sólidas, pero sólo había una manera de confirmar esta teoría. Se necesitaba más información sobre la familia Van Campen, y los historiadores tenían que recurrir a los registros históricos.

Los Registros Históricos Confirman la Hipótesis

Los registros históricos del árbol genealógico de los Van Campen fueron esenciales para confirmar que las tres pinturas eran fragmentos de un retrato de familia mucho más grande. El historiador de arte holandés Pieter Biesboer pudo identificar a la familia en la pintura a través de los registros de bautismos, matrimonios civiles y entierros, como el comerciante de telas de Haarlem Gijsbert Claesz Van Campen, su esposa, Maria Jorisdr, y sus hijos.

Aprende más sobre la vida y los tiempos de tus antepasados. Busca en las colecciones de registros históricos de MyHeritage.

Las transcripciones de los registros históricos que datan de alrededor de 1430 confirmaron que la familia tenía 13 hijos en el momento de su vigésimo aniversario de bodas. El retrato de familia Van Campen en un paisaje muestra a la pareja con sólo siete hijos. Cuando se incluyen los niños de Three Children with a Goat Cart y Head of a Boy tanto de la superficie visible como de las capas ocultas debajo de la pintura, hay 13 niños presentes. Después de que Hals terminó el trabajo, una niña de 14 años, nació. El niño en la parte inferior izquierda de Retrato Familiar de Van Campen en un Paisaje no era original de la obra de Hals, pero fue añadido más tarde por el artista Salomón de Bray.

La disponibilidad de los registros de la familia Van Campen proporcionó la última pieza de evidencia que los historiadores de arte necesitaban para resolver este maravilloso misterio. Los curadores del Museo de Arte de Toledo (TMA) colaboraron con el Real Museo de Bellas Artes de Bélgica (RMFAB) y con un coleccionista privado para reunir las tres piezas, así como para reinterpretar la obra maestra original de Fans Hals.

Propuesta de reconstrucción del retrato original de Van Campen pintado por Frans Hal

¿Los registros históricos te han ayudado a resolver un misterio familiar? Háznoslo saber en los comentarios de abajo.

Retratos de Frans Hals: la exposición viajará al Museo Real de Bellas Artes de Bruselas, del 2 de febrero al 28 de abril de 2019, y a la Colección Frits Lugt en París, del 8 de junio al 25 de agosto de 2019.

Deje un comentario

Su dirección de email no será publicada