Familias Separadas durante el Holocausto se encuentran con una prueba de ADN de MyHeritage

Familias Separadas durante el Holocausto se encuentran con una prueba de ADN de MyHeritage

Comentarios

Los horribles sucesos del Holocausto destrozaron a innumerables familias, muchas de las cuales nunca se reunieron. Una de estas familias fue la de Gedalya y Miriam Sura Ehrenberg, un padre y una hija separados durante la guerra que pasaron el resto de sus vidas tratando de encontrarse. Trágicamente, no tuvieron éxito durante todas sus vidas.

Pero gracias al ADN de MyHeritage, la historia no terminó ahí.

80 años después de que Gedalya se despidiera de su hija por última vez, sus descendientes se encontraron finalmente.

‘Mantén a mi hija a salvo por mí’

Antes de la guerra, Gedalya y su familia vivían en la pequeña ciudad polaca de Zakrzówek. Sintiendo el peligro que se avecinaba, Gedalya llevó a su hija de sólo tres años a Aleksander Paprota, un polaco generoso que conocía. Gedalya le entregó su hija y una gran suma de dinero a Aleksander y le pidió que la mantuviera a salvo por él. Prometió volver por ella después de la guerra si sobrevivía.

Entonces, los nazis los invadieron y Gedalya y su familia fueron enviados a los campos de concentración. Su esposa y otros tres hijos perecieron en Auschwitz, y él perdió dos de sus hermanos. Todo lo que quedaba de su familia era su otro hermano, Abraham, que sobrevivió junto a él en Dachau… y la esperanza de que de alguna manera, en toda la locura, Aleksander había cumplido su promesa y mantenía a salvo a Miriam Sura.

Abraham Ehrenberg, 1945, Campo de concentración de Dachau

Después de que Gedalya fue liberado, volvió a su ciudad natal para buscar a Aleksander y Miriam Sura. Para su consternación, Miriam Sura no estaba en ninguna parte. Aleksander, temiendo que los rumores del pequeño pueblo revelaran la verdad sobre la identidad de Miriam Sura, la había enviado a Varsovia con una mujer comerciante – y allí su rastro había desaparecido.

Gedalya Ehrenberg, Stuttgart Alemania, 1947

Hasta el día de su muerte

Gedalya y su hermano Abraham emigraron a los Estados Unidos y comenzaron a construir una nueva vida allí – pero Gedalya nunca dejó de buscar a Miriam Sura. Viajaba regularmente a Polonia y buscaba por todas partes, montando en los trenes y hablando con extraños para obtener pistas sobre el destino de su hija. Se volvió a casar, pero su segunda esposa no pudo tener hijos debido a los horrores que los nazis le causaron.

Lamentablemente, en 1969, Gedalya murió sin ningún hijo a su lado.

Mientras tanto en Polonia

Los detalles de lo que pasó después de que Miriam Sura fuera enviada a Varsovia son confusos, pero lo que la familia ha sido capaz de reconstruir es esto: en la estación Łuków de camino a Varsovia, los soldados alemanes subieron al tren, y la mujer que acompañaba a Miriam Sura se aterrorizó de ser atrapada ayudando a un niño judío. Garabateó una nota que decía: «Me llamo Marysia Dobrzynska y no estoy bautizada», la colgó al cuello de la niña y la abandonó a su suerte. «No bautizada» era el código para «judía»; la mujer esperaba que la pista fuera fácil de entender para un católico polaco, pero que pasara por alto a un alemán secular.

La historia cuenta que un oficial alemán encontró a Miriam Sura y le apuntó con un arma a la cabeza, pero cuando Miriam Sura se levantó y le puso los brazos alrededor del cuello, el soldado se apiadó de ella. La entregó al jefe de estación, que la trasladó a un orfanato de la iglesia local. Fue bautizada y rebautizada como Wanda María. Un mes después, fue adoptada por una pareja llamada Jan y Kazimiera Alejnik.

Registro de bautismo de Wanda María
Wanda Wojciekiewicz, 4-5 años de edad

Wanda no recordaba estos acontecimientos, y la infancia que recordaba era feliz. Desafortunadamente, Jan y Kazimiera murieron con pocos meses de diferencia cuando Wanda tenía 12 años, pero Wanda se fue a vivir con una tía y creció en el seno de su nueva y amorosa familia.

Wanda se casó y formó su propia familia en la ciudad de Poznan. Aunque era feliz con su nueva familia, siempre se preguntaba sobre su primera infancia que le faltaba. Dadas las circunstancias, sospechaba que su origen era judío, pero no tenía nada más que hacer. Incluso contrató a algunos detectives privados e intentó buscar pistas sobre sus orígenes. Pero en 2012, falleció sin saber nunca la verdad.

Una prueba de ADN de MyHeritage une los puntos

Ewa, la hija de Wanda, creció escuchando lo poco que su madre sabía de su pasado y, de adulta, se sintió atraída por la comunidad judía de Poznan. Incluso viajó a Israel por unas semanas y estudió judaísmo con la organización Yakar. Aunque la historia de su madre fue suficiente para que la comunidad judía de Poznan la aceptara, ella quería aprender más, y decidió hacer una prueba de ADN para ver si podía revelar algo sobre el pasado de su madre.

Y lo reveló. Cuando llegaron los resultados de Ewa, apareció una coincidencia de ADN con un tal Morris Ehrenberg de Nueva Jersey.

El padre de Morris, Isak, era primo de Gedalya. De hecho, fue Gedalya quien presentó a Isak a su segunda esposa, Regina. Ewa se puso en contacto con Morris y se enteró de que su tío Abraham tenía un hijo, Moshe – su propio primo hermano – que creció en los Estados Unidos y actualmente vive en Israel.

«Fue como si un enorme agujero en nuestros corazones comenzara a sanar», dijo Joanna Pacek, la hija de 30 años de Ewa, a The Jerusalem Post. «De repente, pudimos conectar los puntos de regreso a nuestro pasado.»

Ewa y su hermano Piotr planean viajar a Israel cuando la pandemia termine para conocer a su primo largamente ausente.

Estamos seguros de que tanto Gedalya como Miriam Sura/Wanda estarían muy orgullosos.

¿Quién sabe qué historias increíbles podrías descubrir en los resultados de ADN de MyHeritage? Pide tu kit hoy.

Deje un comentario

Su dirección de email no será publicada