El ADN hizo que Bill descubriera a su hermana con MyHeritage

Comentarios

Bill (William) Proctor fue adoptado sólo tres meses después de su nacimiento, en 1946. Sus padres adoptivos le dijeron que era adoptado, pero nunca estuvo demasiado interesado en investigar sus raíces – hasta que su propia hija creció y empezó a hacer preguntas. Al ver que ambos, Bill y su madre, eran adoptados, ella quiso saber más sobre su historial familiar biológico. En ese momento, Bill no sabía que descubriría a una media hermana que vivía no demasiado lejos.

Bill tomó la decisión y se hizo un test con su ADN. Subió los datos de su ADN a MyHeritage en noviembre de 2017.

El momento decisivo

Poco después de subir sus datos crudos de ADN a MyHeritage, Bill obtuvo una coincidencia con una medio hermana, Barbara Jones Harper (Green). Bárbara había hecho una prueba de ADN de MyHeritage en agosto de 2017, pero ésta era la primera coincidencia de este tipo que había recibido. Bill trató de contactar a Bárbara, para determinar si la coincidencia era exacta, pero no lo logró.

Entonces fue cuando Bill se puso en contacto con MyHeritage para pedir ayuda. El equipo de investigación de MyHeritage ayudó a conectar y hacer el contacto entre Bill y Barbara. Los dos hablaron por teléfono, y fue como si se conocieran de siempre. Resulta que habían vivido a sólo 50 kilómetros de distancia durante años, y nunca supieron que el otro existía.

Bill y Bárbara completaron algunas de las piezas faltantes de sus vidas. Se dieron cuenta de que compartían una madre. Bárbara nunca supo que su madre había dado a luz, y eso la tomó completamente por sorpresa.

El Reencuentro

Bill recibió a Barbara en su casa en Greenville, Carolina del Norte en su primera reunión personal, donde los dos se dieron cuenta de que tienen mucho más en común que sólo características físicas.

Alrededor de una semana después, Bill comentó:

“Barbara y yo almorzamos el sábado pasado y este sábado nos reuniremos con la familia en un restaurante. Me sorprende la conexión que tengo con Barbara. Es como si la conociera de toda la vida. Gracias por hacer que sucediera.”

Deje un comentario

Su dirección de email no será publicada