Asombrosas coincidencias en historias familiares

Comentarios0

Algunas de mis escenas favoritas de la película “Cuando Harry conoció a Sally” son las entrevistas con las parejas de la “vida real” intercaladas a lo largo de la película. En una entrevista, una pareja mayor va y viene completando las frases del otro, acerca de cómo a lo largo de sus vidas estaban en el mismo lugar y al mismo tiempo y cómo podrían haberse conocido fácilmente.

when-harry-met-sally
(Crédito de imagen: YouTube/Cuando Harry conoció a Sally)

No fue hasta muchos años después que hicieron realidad el encuentro y se enamoraron. Tanto el esposo como la mujer nacieron en 1921, con siete días de diferencia y en el mismo hospital. Crecieron a una calle de distancia el uno del otro, en el mismo vecindario. Ambas familias se mudaron al Bronx al mismo tiempo. Durante seis años ella trabajó como enfermera en la planta 15 y él tenía una práctica en el piso 14 del mismo edificio. Sin embargo, a lo largo de todo ese tiempo, no llegaron a conocerse. No fue hasta muchos años más tarde -en el Hotel Ambassador, en Chicago, Illinois- donde ella estaba en una visita familiar, que finalmente se conocieron. Se alojó en el tercer piso y él en el piso doce. Se conocieron en el ascensor, y el siguió nueve pisos más sólo para seguir charlando con ella.

¿Tiene Ud. antepasados con historias coincidentes?

Esto me recuerda una historia reciente (disponible en inglés): Una joven pareja de Zhejiang, China estaban a punto de casarse y descubrieron que sus caminos se habían cruzado mucho tiempo atrás. La novia Lu Yiquin, estaba mirando fotos con su prometido Zhang Hedong, cumpliendo con los preparativos de la boda. Vio a su propia madre de fondo en una foto de Zhang, cuando él tenía sólo 14 años, ¡es decir 16 años antes!

16-years-earlier-1
Zhang Hedong con su futura suegra en el fondo. Crédito de la imagen: trueviralnews.com

Esta historia demuestra una vez más por qué es importante guardar sus antiguas fotos familiares. Nunca sabe lo que puede encontrar en ellas.

Otra historia de coincidencias pertenece a un amigo de la infancia. Cuando comenzó la universidad, trabó una estrecha amistad con otro estudiante que vivía un piso más abajo. Unas semanas después de iniciar el trimestre estaban conversando acerca de sus familias y de repente se dieron cuenta que eran primos segundos. Ambos fueron a estudiar a la misma universidad a cientos de kilómetros de sus respectivos hogares y fueron asignados al mismo dormitorio. Descubrieron que tenían muchos intereses en común y que ambos habían estado presentes en una reunión familiar cuando tenían 7 años de edad.

¿Has visto este tipo de coincidencias en la investigación de su historia familiar?

Deje un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada