Una Coincidencia de ADN del 3% Permite Reunirse a Padre e Hija

Una Coincidencia de ADN del 3% Permite Reunirse a Padre e Hija

Comentarios

Susana Boggs, una auxiliar sanitaria de 50 años de Richmond, Texas, se crió sin padre. Aunque su madre nunca habló de ello, había un amigo de la familia llamado Nano que a veces venía a las fiestas de cumpleaños de Susana, y su hermana sospechaba que él podría haber sido el padre de Susana. Sin embargo, después de que Susana cumplió 12 años, Nano dejó de visitarla y no lo volvieron a ver. Años más tarde, Susana hizo una prueba de ADN de MyHeritage, y una coincidencia con un primo la llevó a confirmar que Nano era su padre biológico y a reconectarse con él por fin.

Mira su conmovedora historia aquí:

Un hombre llamado Nano

Susana y su hermana fueron criadas sin un padre. Ella recuerda que, de niña, en cada cumpleaños, un amigo de su madre llamado Nano la visitaba. Traía a sus dos hijos y le daba regalos.

Fue su hermana la que señaló que tal vez había algo más en Nano de lo que se veía a simple vista. «Siempre pensé que era un amigo de la familia, pero una vez mi hermana, que era 4 años mayor, me dijo: ‘¡La hija de Nano es exactamente igual a ti! Nano es tu padre», recuerda Susana. «Me enojé y le dije que eso estaba mal y le pedí que dejara de decirlo. El hecho es que Nano era muy alto, y yo era mucho más alta que mis hermanas y mi madre».

Poco después de que la madre de Susana se volviera a casar, Nano dejó de venir a visitar a Susana en sus cumpleaños. Ahora entiende que el nuevo marido debió sentirse incómodo con la relación entre Nano y su madre y no quería que Nano viniera a la casa.

Susana nunca fue muy cercana a su padrastro. A lo largo de los años, Susana le preguntaba a su madre sobre su padre biológico, pero su madre se negaba a responder. No hace mucho tiempo, la madre de Susana se mudó con ella, y Susana trató una vez más de descubrir la verdad sobre su padre biológico. «Le pregunté una y otra vez, pero no me dio una respuesta sobre la identidad de mi padre o sobre Nano», dice Susana.

El ADN de MyHeritage sale al rescate

Finalmente Susana se dio cuenta de que tendría que descubrir la verdad por su cuenta, y en abril pasado, compró 2 kits de ADN. Cuando llegaron los resultados, todo lo que vio fueron coincidencias con parientes lejanos.

Pero luego, meses más tarde, Susana recibió una notificación de una nueva coincidencia de ADN. Era una mujer de unos 20 años llamada Ruby Morales que compartía el 3% del ADN de Susana – lo que significa que podría ser una prima de segunda generación.

«Decidí enviarle un mensaje preguntándole si conocía a un hombre llamado Nano y le escribí que era urgente», recuerda Susana. «Pensé para mí: ‘Probablemente pensará que estoy loca, pero no tengo nada que perder'». Esperaba obtener una respuesta, pero se preparó para la posibilidad de que no la obtuviera.

Al día siguiente, mientras Susana estaba en el trabajo, vio que tenía un nuevo mensaje en MyHeritage. Era de Ruby. Ella había respondido que sí, que había un hombre en la familia al que todos llamaban Tío Nano.

Susana se sintió abrumada por la emoción. «Me puse a llorar. Fui a tomar un poco de aire fresco, porque sentía que no podía respirar. Le escribí a mi coincidencia que llevaba muchos años buscando a Nano y le pedí que le diera mi número de teléfono».

Ella regresó a casa y revisó obsesivamente su teléfono, esperando obtener una respuesta. «Me fui a la cama pero no pude dormir», dice. «De repente, recibí un mensaje en español en mi teléfono móvil: ‘Hola, me llamo Lori, Nano es mi tío’. La llamé y me dijo que visitó a Nano y le preguntó sobre la identidad de mi madre y mis hermanos y le dijo que éramos parientes cercanos».

Lori le envió a Susana una foto de ella cuando era bebé, que Nano siempre había guardado en su billetera. Nano, cuyo nombre completo es Servando De Los Santos, había estado buscando a Susana durante muchos años, pero no pudo encontrarla porque ella había cambiado su apellido cuando se casó.

Reunidos por fin

Nano tenía otros dos hijos que eran medio hermanos de Susana. Desafortunadamente, la media hermana de Susana, a quien recuerda vagamente de las visitas de cumpleaños, murió de cáncer no mucho antes de que Susana se hiciera la prueba de ADN. Es un regalo agridulce para Nano dar la bienvenida a la hija que había perdido durante tanto tiempo a su vida tan pronto después de perder a su otra hija.

Nano y su hijo Armando condujeron 12 horas para encontrarse con Susana en su casa por primera vez. Estaban muy contentos y emocionados de encontrarse de nuevo, esta vez como padre e hija. Esperan verse mucho más el uno al otro en el futuro. Después de todo, tienen toda una vida para ponerse al día.

¿Hay algún misterio en tu familia esperando a ser resuelto? Pide tu kit de ADN de MyHeritage hoy.

Deje un comentario

Su dirección de email no será publicada