7 Juegos infantiles tradicionales para recordar

Comentarios23

Cada vez es menos frecuente ver a niños jugando en la calle, especialmente en nuestras grandes, ruidosas y, a veces demasiado deshumanizadas, ciudades.

Pero aún podemos ver por nuestras calles y parques a grupos de niños jugando. Corren, saltan, gritan, se ríen… y, en muchas ocasiones, observamos que sus juegos son los mismos que nos divirtieron a nosotros hace tantos años. Y a nuestros padres, y abuelos.

Crédito imagen: Granger Academic

Entonces nuestra memoria se dispara y sus risas se convierten en las nuestras, los nombres que gritan se difuminan y transforman en los de nuestros amigos, nuestros camaradas, los niños y niñas con quienes jugamos tantas horas… al aire libre.

¿A qué jugaba Ud. de niño? Vamos a repasar 7 juegos tradicionales al aire libre y seguro que, aunque cambie el nombre o alguna regla, encuentra entre ellos varios de los mejores momentos de su niñez.

  1. La Comba (Saltar a la cuerda). Se sostiene una larga cuerda entre dos niños y se voltea de arriba a abajo en movimientos circulares. El resto de niños hacen una fila y, por turnos, saltan un número de veces determinado intentando no tropezar o detener el movimiento de la cuerda. Normalmente se acompaña de una canción que puede indicar cuándo o cómo saltar.

  2. El Escondite (La escondida). Es, tal vez, el más popular de los juegos de calle. Un niño cierra los ojos y concede un tiempo para que el resto se escondan, acordando antes cuál será el lugar al que deben acceder para “salvarse”. Transcurrido el tiempo, el niño que vigila intentará descubrir a los escondidos y estos, a su vez, intentarán acceder al lugar sin ser vistos. Una variación es la del “Escondite Inglés”, donde un niño se vuelve de espaldas y el resto intenta avanzar. Cuando el niño que vigila se da la vuelta rápidamente (tras decir “1, 2, 3, al escondite inglés, sin mover las manos ni los pies”), señalará a aquellos que vea moverse, que deben abandonar el juego. El resto continúa hasta que alguien llega hasta donde está el vigilante.

  3. La goma. Más que un juego, toda una forma de jugar. Dos niñas (es lo más habitual pero, por supuesto, pueden ser niños también) se colocan una goma entre sus tobillos y dejando un espacio entre ellas. El resto saltan dentro y fuera de la goma, siguiendo una de las numerosas variaciones y canciones que hay para acompañar sus movimientos. No solamente se salta dentro y fuera sino cruzando las piernas con la goma en distintos ejercicios. Para aumentar la dificultad, se va subiendo progresivamente la altura de la goma.

  4. El pañuelo. Este conocido juego es ideal para espacios grandes y grupos numerosos. Uno de los niños tiene que hacer de “madre” y ponerse en el medio. El resto se dividen en dos equipos y a cada uno se le asigna un número, de forma que dicho número se repita en ambos grupos. A continuación, los dos grupos se sitúan a la misma distancia respecto a la madre pero en lugares opuestos. La madre irá diciendo en voz alta un número y los dos niños con el mismo número pero rivales de equipo, deben ir corriendo a recoger el pañuelo. Aquel que se lo lleve vuelve a su lugar, mientras que el otro niño queda eliminado. Perderá el primer equipo en quedarse sin jugadores.

  5. La rayuela. Para este juego debe dibujarse con una tiza un “tablero” en el suelo con casillas numeradas (algunas variaciones se juegan escribiendo palabras en las casillas como, por ejemplo, los días de la semana). El jugador lanza una piedra u otro objeto en la primera casilla. Si ha quedado dentro de sus límites, hará el recorrido del circuito saltando sin poder salirse en ningún momento, en cuyo caso el turno pasaría al siguiente. Si ha completado con éxito el recorrido, la piedra se arroja en la siguiente casilla y repite el proceso.

  6. La gallina ciega. Uno de los juegos más clásicos y antiguos. Un niño con los ojos vendados, tras dar tres vueltas sobre sí mismo, intenta capturar al resto que se mueve a su alrededor, formando un círculo y tomándose de las manos. El círculo no se puede romper y, cuando la “gallina” capture a otro niño, deberá reconocerle utilizando solamente el sentido del tacto. En algunos lugares, se canta esta canción al principio: “Gallinita, gallinita, ¿Qué se te ha perdido en el pajar? Una aguja y un dedal. Da tres vueltas y las encontrarás.”

  7. Carrera de sacos. Cuando un grupo grande de niños se reúne al aire libre, este juego es uno de los más divertidos y siempre acaba en risas y bromas (además de unas cuantas caídas). Las reglas pueden ser las mismas que las de cualquier carrera, con la única diferencia de que los participantes compiten con sus piernas metidas en un saco que sostienen con sus manos o se ata a la cintura. Una variante es la de correr en parejas, agarrando uno las piernas de su compañero y desplazándose este sobre sus manos, a modo de “carretilla”.

¿Cuántos recuerdos se le han venido a la cabeza al leer sobre estos juegos? Seguro que muchos, de modo que ayúdenos Ud. ahora a evocar la memoria de todos nosotros: ¿A qué jugaba con sus amigos en el parque, en el patio, en el campo? ¿Cómo llamaba Ud. a los juegos de los que hemos hablado? ¿Qué variante o regla cambiaban en sus juegos?

¡Escriba sus comentarios y recordemos todos juntos!

Deje un comentario

Su dirección de email no será publicada

  • Bongiovanni, Maria


    junio 21, 2016

    nosotros solíamos jugar al poli-ladron, pollisalba, o policías y ladrones. divididos los niños en dos grupos mayor el de ladrones, se encerraban cada uno dentro de un circulo (la casa) y a una orden todos salían acorrer y la policia atrapaba y encerraba a los ladrones en su casa y los demás ladrones debían salvarlos..

  • Monica Conrads Meylan


    junio 21, 2016

    Si, yo jugué a todos esos juegos y además jugué al “Luche” y mi hermano jugaba a las bolitas.

  • Liz Elías


    junio 21, 2016

    Gracias!
    No recordaba algunos juegos.
    Me servirán para el club de niños.

  • Norma


    junio 21, 2016

    Las esquineras. 5 chicos. Se tomaban de la mano y giraban lo más rápido posible contando: 10, 20, 30, 40, hasta llegar a 100. En ese momento se soltaban y cada uno de los chicos debía alcanzar una de las 4 bases y el restante (sin base) quedaba en el centro. El juego consistía en que quiénes estaban en las bases tenían que intercambiarlas de a dos y quién estaba en el centro aprovechar la ocasión para apoderarse de una base. Quien perdía la base quedaba en el centro y se repetía la situación. Hasta que uno de los 5 hubiera perdido por 3 veces su base (que se perdía y recuperaba varias veces), caso por el cual era enviado a Berlín. Los otros inventaban 3 “prendas” que debería cumplir a modo de “castigo” por haber perdido

  • Manuel Tagle


    junio 21, 2016

    Falta: Jugar al Trompo, al emboque, a las canicas o volitas, al pillarse, al corre el anillo etc…..

  • Graciela Martínez


    junio 21, 2016

    jugar a las estatuas, todos atrás de una línea comienzan a dar pasos y el que dirige el juego (de espaldas) dice “paren” y todos deben detenerse quedando congelados como “estatua”, gana el que logra llegar primero a la otra línea donde se encuentra el que dirige.
    La mancha en sus diversas opciones, ej. mancha venenosa.
    Otro… ” el patrón de la vereda”, uno es el dueño de la vereda y los jugadores le pasan corriendo por la misma , si el patrón los toma, salen de juego,cuando se elimina al último, se cambia al patrón, obvio se juega en la acera.
    Juego tranquilo y con poco espacio…”al don , al don, al don pirulero, cada cual, cada cual atiende su juego…”
    “La Farolera”, “Sobre el puente de Avignon”; con cinco piedras, La payana o El dinentti; con papel y lápiz…”El ahorcado y “El tutti fruti”. Saludos y gracias por ell recuerdo

  • Carlos Reyes Lopenza


    junio 21, 2016

    En Venezuela jugábamos “la ere”, que consistía en que en determinado momento uno de los jugadores, designado para tal fin, trataba de tocar en la espalda a alguno de los que salían corriendo. Si lograba hacerlo, gritaba “ere” y el jugador alcanzado pasaba a ocupar el lugar de quien lo tocó.
    Y así continuaba, en una sucesión de relevos.
    Había una variante, denominada “la ere paralizada”, según la cual el jugador que era alcanzado y tocado por “la ere”, debía quedarse estático, sin sustituir a quien lo alcanzó.
    El juego terminaba al quedar todos “paralizados”.

  • walter navas


    junio 21, 2016

    Es maravilloso recordar,los juegoos de la infancia..,y sanos,dejando un poco el cel,y la compu..

  • Kenneth Marlow


    junio 21, 2016

    ¡Muchas gracias!

  • Jose Delgadillo


    junio 21, 2016

    otros juegos usados- las cebollitas, juntate con dos, el cinturon escondido, las sillas,la matatenaetc. etc

  • Marta


    junio 21, 2016

    En Argentina esos juegos tienen diferentes nombres. A la comba se le llama la soga, saltar la soga o cuerda. La goma se denomina el elastico. A la gallina ciega se le llama el gallito ciego y la carrera de sacos se llama carrera de embolsados, y se juega con bolsas de arpillera

  • Estela Cuellar Gomez


    junio 21, 2016

    La rayuela no se llamaba asi. Se llamaba el bebeleche

  • silvia araujo


    junio 22, 2016

    Qué recuerdos… si jugábamos al gallito ciego(LA GALLINA CIEGA),la soga(LA CUERDA),el tejo(LA RAYUELA),carrera de embolsados(CARRERA DE SACOS),la payana,el elástico(LA GOMA),el tatetí como juego de mesa….

  • jorge santiago cortabarria zavala


    junio 22, 2016

    exelente idea adelante

  • Cinta


    junio 22, 2016

    Jugar a come terreno y a las alfileres de colores .Estos también se han perdido .

  • Fernando


    junio 22, 2016

    Hay uno que falta , se llama la esquinita y consiste en que 4 chicos se ponen en cada esquina de un cuadrado cualquiera y otro chico en el centro del cuadrado, los chicos de las esquinas se cambian de lugar , y el del centro trata de ocupar el lugar que alguno deja vacante mientras se cambian.
    Algo parecido es “el loco” en el futbol, donde los de afuera se van pasando una pelota , y el del centro trata de interceptar un pase y quedarse con ella, si lo logra el que hizo el pase va al medio.

  • Silvia Maria Colucci


    junio 22, 2016

    El pañuelo, yo lo conocía como La madre, o la gallina y sus pollitos (con sus variantes). Yo lo juego con mis alumnos en las clases de Educación Física de primer grado.

  • JOAQUIN BARRADAS


    junio 22, 2016

    HOY EN DIA LOS NIÑOS NO SABEN JUGAR !, ESTO SE LO DEBEN A LA CAJA IDIOTIZANTE ( T.V.) Y POR SUPUESTO A LAS FAMOSAS CARICATURAS QUE TRANSMITEN, QUE SON NEFASTAS, Y TAMBIEN COMO LOS PADRES “TRABAJAN” AMBOS, NO HAY QUIEN LOS EDUQUE, EN LAS ESCUELAS DEBERIA SER OBLIGATORIO QUE PRACTICARAN ALGUN DEPORTE, PERO ESO NO LES INTERESA, YA QUE LOS COLEGIOS SON N E G O C I O S , YA NO SON CENTROS EDUCATIVOS,

    • Sonia Meza


      julio 9, 2016

      Joaquín, según leía tu comentario soñaba con que en el colegio hubiera una asignatura tal como recuperar juegos del pasado e inventar otros más complejos. ¡Soñar no cuesta nada!

  • elsa obreque


    junio 23, 2016

    Al tombo: Consistía en jugar con una pelota de goma en la muralla,
    del 1 al 10, cada golpe tenía su forma. 1, un golpe; 2 dos golpes con la palma en la muralla; 3 Tres golpes; 4 Un golpe con la palma hacia abajo; 5 cinco golpes con la cabeza; 6 seis golpes con la rodilla. Era muy entretenido

    • Sonia Meza


      julio 9, 2016

      Elsa, que interesante ese juego, desde luego que en otros tiempos la creatividad se desarrollaba al máximo.

  • Gloria Mónica


    junio 23, 2016

    Uyyy si, menos el pañuelo, el resto todos… la goma le llamábamos el elástico, y los demás si todos, el saltar a la cuerda, la rayuela, la carrera de embolsados, la gallina ciega.
    Por supuesto no faltaba el andar en bicicleta, el monopatín y para las niñas la clásica muñeca..
    Muy lindos recuerdos…

  • teresa


    junio 24, 2016

    Me parece muy bien , yo jugaba al recate, policias y ladrones ,pero no puedo exastamente las reglas