Los Héroes Anónimos de la Segunda Guerra Mundial: Enfermeras y Médicos

Comentarios

¿Quiénes son los verdaderos héroes de 2020?

Todos sabemos la respuesta: los profesionales de la medicina.

Gente de todo el mundo ha estado literalmente aplaudiendo a los hombres y mujeres que están en primera línea luchando contra la pandemia de coronavirus, desde los tejados y balcones de Roma a Nueva York.

En este Día de los Caídos, es especialmente importante recordar que no todos los héroes de guerra llevan el uniforme del ejército. Algunos de ellos usan batas.

MyHeritage ha hecho que nuestras colecciones de registros militares sean gratuitas hasta el 26 de mayo para que puedas descubrir el papel que tuvieron tus propios familiares en hacer historia.

Busca en los Registros Militares en MyHeritage ahora.

Pero esas colecciones no son el único lugar para encontrar historias sobre héroes de guerra. Nuestro equipo de investigación recurrió a nuestras colecciones de periódicos para aprender sobre el papel de las enfermeras y los médicos durante la Segunda Guerra Mundial y cómo se les reconoció en los medios de comunicación. A continuación se presentan algunos de sus fascinantes hallazgos.

El Tío Sam necesita enfermeras

Las enfermeras eran esenciales para el esfuerzo de la guerra, y a lo largo de la guerra, los periódicos imprimieron anuncios para reclutar más enfermeras para el ejército.

» Pregunta a cualquier soldado herido qué significa para él una »Enfermera del Ejército» o »Enfermera de la Marina», dice este anuncio de The Telegraph Herald en Iowa el 7 de marzo de 1945. «Va a la iglesia el domingo, cena en familia, una carta desde casa, dedos fríos, el llamado caso de una madre. En resumen, es el símbolo de América, la tierra por la que sufrió heridas.»

The Telegraph-Herald, Iowa, 7 de marzo de 1945

«¡Se necesitan enfermeras desesperadamente!» dice este anuncio del Portsmouth Times de Ohio, 21 de marzo de 1945.

The Portsmouth Times, Ohio, 21 de marzo de 1945

Este artículo del Daily Times de Pensilvania describe la infructuosa campaña para reclutar más enfermeras, y echa la culpa a la gente:

The Daily Times, Pennsylvania, 8 de marzo de 1945

«Esta es una situación grave que enfrenta el ejército y, desafortunadamente, no refleja ningún reconocimiento a las mujeres americanas», regaña. «Con miles de hombres americanos siendo víctimas a diario, en batallas feroces en el extranjero, la nación es advertida de que muchos de nuestros heridos pueden no recibir el cuidado de enfermería esencial debido a la falta de respuesta de las mujeres americanas a la llamada de la nación.»

Afiches que animan a las mujeres a inscribirse en el cuerpo de enfermeras del ejército

Arriesgando sus vidas por su país

Los artículos de los periódicos de la década de 1940 describen el increíble trabajo y los grandes sacrificios que los profesionales de la medicina hicieron al servicio de sus naciones, como los que vemos hoy en día en los hospitales.

La Pittsburgh Press publicó los nombres de 5 enfermeras que murieron en un bombardeo de un hospital en Italia el 5 de marzo de 1944:

The Pittsburgh Press, Pennsylvania, March 5, 1944

The Pittsburgh Press, Pennsylvania, 5 de marzo de 1944

«Fueron las primeras mujeres del Ejército que murieron como resultado directo de la acción enemiga en esta guerra», informa el artículo.

«Héroes anónimos del Cuerpo Médico hicieron historia», dice este titular del Sarasota Herald-Tribune de Sarasota, Florida, el 31 de enero de 1945:

The Pittsburgh Press, Pennsylvania, March 5, 1944

«Desde las llanuras arenosas de Túnez hasta los caminos minados, explotados y congelados de la frontera gótica de los Apeninos ellos han sacado a los enfermos y a los heridos y probablemente han visto tanto o más combates que cualquier otro médico del ejército – los verdaderos héroes no reconocidos de la guerra», dice el artículo.

Mientras la guerra se desataba, los periódicos también publicaron fotos de enfermeras para honrarlas como héroes. Esta fotografía de la Teniente Evelyn Bacheler de Pocatello, Idaho, fue publicada en el Times Daily del Condado de Lauderdale, Alabama, el 31 de mayo de 1945.

«SÍMBOLO DE LAS ENFERMERAS EN GUERRA – Esta foto oficial de la Marina de los EE.UU. de la Teniente Evelyn Bacheler de Pocatello, Idaho, ha sido propuesta como símbolo permanente de las enfermeras en la Segunda Guerra Mundial», reza la leyenda. «La foto muestra a la teniente Bacheler en el cementerio de un puerto del Pacífico occidental donde asistió al funeral de sus compañeras muertas del Cuerpo de Enfermeras del Ejército».

Este artículo del 28 de julio de 1944 del Portsmouth Times celebra el papel de las enfermeras de vuelo de la Séptima Fuerza Aérea:

The Portsmouth Times, Portsmouth, Scioto County, Ohio, USA, July 28, 1944

The Portsmouth Times, Portsmouth, Scioto County, Ohio, EE.UU., 28 de julio de 1944

«Todos los atletas, las enfermeras hacen caminatas de 20 millas, marchando con las tropas y llevando equipo para el terreno», informa el artículo. » Una enfermera del ejército, arrastrándose por un recorrido de 75 yardas bajo las balas de las ametralladoras Jive, supera las mejores marcas de velocidad de miles de hombres».

El equipo de investigación de MyHeritage rastreó el linaje de una de las enfermeras de vuelo que aparecen en la foto de la parte superior izquierda de la página, Margaret Reeve.

Photo of Margaret Reeve colorized with MyHeritage In Color™.

Foto de Margaret Reeve coloreada con MyHeritage In Color™.

El equipo logró contactar a la sobrina de Margaret, quien aportó una carta que Margaret había enviado a sus padres el 17 de septiembre de 1944 – unos meses después de que el artículo anterior fuera publicado. Esta carta ofrece un poderoso panorama de las experiencias de las enfermeras que atienden a los soldados en el frente.

Excerpt from a letter flight nurse Margaret Reeve wrote on September 17, 1944

Extracto de una carta que la enfermera de vuelo Margaret Reeve escribió el 17 de septiembre de 1944

«Este es, en efecto, un viaje muy agradable», escribe Margaret. «Los pacientes están durmiendo, leyendo y escuchando la radio. Todos parecen bastante cómodos. Son un grupo de chicos estupendos que han dado lo mejor de sí mismos al Tío Sam. Dentro de 48 horas, estos chicos volverán a los E.E.U.U. para quedarse. Sus combates han terminado para siempre».

«La mayoría de este grupo estaba en Saipán», continúa. «Han tenido sus principales operaciones médicas y tienen bajas de 6 semanas. Se me hace un nudo en la garganta al ver a este grupo delante de mí. A uno le falta un brazo, a otro una pierna y a otro un ojo. El resto están muy golpeados por la acción enemiga. Hay brazos, hombros, piernas y espaldas enyesadas. Ninguno de los compañeros puede caminar solo; algunos no pueden caminar en absoluto. Sin embargo, la parte asombrosa de todo esto es que todavía pueden sonreír y contar chistes. Los pensamientos de volver a casa hacen sonreír a los más afectados».

Los médicos salvan el día

Incluso hay historias de héroes profesionales médicos que fueron más allá, algunos de los cuales recibieron premios por su extraordinario servicio.

Este artículo en The Pittsburgh Press, impreso el 9 de enero de 1945, describe el heroísmo de un médico que realmente encarnó el espíritu de «No dejes a nadie atrás».

The Pittsburgh Press, Pennsylvania, Jan 9 1945

The Pittsburgh Press, Pennsylvania, 9 de enero de 1945

El doctor anónimo se quedó con un soldado herido mientras su pelotón se movía para luchar contra los alemanes. El pelotón nunca regresó, dejando a los dos en territorio enemigo durante 10 días hasta que el XI Regimiento de la Quinta División de E.E.U.U. expulsó a los alemanes, y pudieron salir de su escondite.

«Por seguridad, el médico y el soldado se escondieron en el bosque mientras los alemanes avanzaban por todas partes», informa el artículo. «No tenían comida ni agua y el hombre herido no podía caminar, así que el médico se escabulló a un pueblo cercano cada noche para robar lo que pudiera encontrar. Nevaba y el frío aumentaba, y ninguno de los dos hombres tenía mantas. No podían hacer fuego por miedo a atraer a los alemanes… durante siete días y noches vivieron a la intemperie y los pies del médico empezaron a dolerle demasiado para caminar. Así que se arrastraba 300 metros cada día para conseguir agua de un arroyo.»

En esta inusual historia, publicada en el St. Petersburg Times de Florida el 5 de enero de 1945, un médico desarmado logró capturar a un soldado alemán armado con un hisopo en la garganta.

St. Petersburg Times, Florida on January 5, 1945

St. Petersburg Times, Florida el 5 de enero de 1945

«El soldado N. L. Johnson, Asco, Tex., un médico de la compañía, hizo una maniobra de escape cuando fue capturado en este frente recientemente», informa el artículo. «Estaba detrás de las líneas americanas cuando un alemán salió, le puso un arma en la espalda y le exigió que mostrara el camino a las líneas alemanas. Johnson respondió que los americanos estaban por todas partes y que no podía. El alemán reflexionó sobre esto durante un tiempo. No sabía qué hacer. A los alemanes no les gustaba la idea de ser tomados prisioneros por un médico desarmado».

«Johnson finalmente logró su objetivo con un método novedoso», continúa el artículo. «El alemán se quejó de dolor de garganta y el médico yanqui le tomó una muestra. Esto convenció al alemán de que estaba en buenas manos y se entregó a su propio prisionero.»

El Telegraph-Herald de Iowa publicó un artículo que describía las hazañas heroicas de Pfc. George C. Finkenauer, un médico que hizo esfuerzos extraordinarios para rescatar a sus hombres y fue premiado con una Estrella de Bronce por sus acciones.

The Telegraph-Herald, Dubuque County, Iowa, July 22 1945

El Telegraph-Herald, Condado de Dubuque, Iowa, 22 de julio de 1945

El Free Lance-Star de Virginia publicó este detallado artículo sobre Pfc. Albert Joe Bernstein, conocido como «Battling Bernstein», que rescató a su comandante bajo fuego y también fue premiado con una Estrella de Bronce:

The Free Lance-Star, Virginia, Jan 5 1945

The Free Lance-Star, Virginia, 5 de enero de 1945

Hubo cientos de miles de hombres y mujeres que dieron sus vidas para protegernos. Hoy, estamos orgullosos de honrar a las enfermeras, médicos y otros profesionales de la medicina que se pusieron en peligro e hicieron grandes sacrificios por su nación. Sabemos lo cruciales que fueron para nuestras victorias militares, así como sabemos lo cruciales que son en la batalla contra COVID-19. Con su ayuda, esta es una guerra que toda la humanidad ganará.

Encuentra las historias de heroísmo de tus propios ancestros en nuestras colecciones de registros militares – ahora disponibles de forma gratuita hasta el 26 de mayo.

Deje un comentario

Su dirección de email no será publicada