6    Nov 201333 Comentarios

Post de invitado: “Visita a tus Padres” por Mercedes Olivares de Ardiles

No es un sermón el que voy a darte, ni una reprimenda. Es sólo que he estado pensando mucho en los padres ancianos que se quedan demasiado solos.

Un día tuvieron su casa llena de hijos, niños que corrían de aquí para allá, siempre necesitando algo de sus padres. El padre trabajando cada día, a veces en trabajos de su agrado y otras veces en algunos que mejor hubiera sido renunciar,  pero tenía que seguir adelante para suplir las necesidades siempre crecientes de su familia. La madre cuidando del hogar y de los hijos, haciendo todo a  mano, lavando a mano, haciendo pan, cocinando sin la ayuda de electrodomésticos, limpiando la casa de la misma forma, todo a pulso, lavando incluso los pañales de los bebés, ya que no existían los desechables…Un trabajo de nunca acabar  y sin la ayuda de las máquinas que ahora sacan de tanto apuro. Para los inviernos era doble trabajo. Prender fuego para secar la ropa…

Un día tú te fuiste de tu hogar para tener tu propia familia. Y se fueron yendo poco a poco cada uno de tus hermanos. Abandonaron el nido para formar uno nuevo. La mesa familiar se fue quedando vacía, silla por silla…Disminuía la familia, se reducía el trabajo,  pero también disminuían las fuerzas de tus padres. Los años pasaban y ellos ya no eran tan fuertes, ni tan capaces, ni les rendía tanto el tiempo. Sus movimientos se fueron volviendo lentos, sus manos se volvían un tanto torpes, sus reflejos ya no eran instantáneos. Se les cansó la vista poco a poco, comenzaron a dormitar en sus sillones, cosa que antes no hacían…Y los años seguían pasando..

Llegó el momento de la jubilación de tu padre, del retiro de su trabajo, ya no tenía la lucidez mental, ni la fuerza, ni la energía de sus años mozos…Y regresó al hogar a tiempo completo. Al tiempo que él regresaba se iban los últimos hijos…Quedaron solos, como cuando comenzaron, pero esta vez con una mochila cargada de recuerdos, quedaba la costumbre de poner más cubiertos a la mesa, más de los necesarios, comenzó a sobrar la comida preparada, hubo que empezar a cambiar a ollas más pequeñas, a cocinar menos cantidad… Poner el cerrojo a la puerta de calle ya que nadie más entraría por ella, nadie vendría del colegio, ni del trabajo, ni de donde los amigos, apagar las luces…

Y al otro día comenzar de nuevo… Ya no vienen por casa las amigas de las hijas que siempre estaban allí, ni los muchachos...Ya nadie instala lo necesario para ver una película junto a sus amigos, ya no se escuchan las carcajadas de siempre. Ya no suena el timbre a cada rato, ni el teléfono…

Y se van acabando las fuerzas y acumulando los años…

Esperar y esperar por una  carta que no llega, por un  llamada que no se hace, una visita que se anhela…

Tiempo de vacaciones, los niños salen de la escuela, termina el año escolar y es tiempo de ir donde los abuelos…Si, los abuelos, tus padres y los abuelos de tus hijos…

Todo listo, todo preparado y se inicia el viaje… ¡Tus padres no pueden más de alegría! Se preparan también, arreglan las piezas para dormir, sabanitas limpias, todo bien aseado, lo mejor que ellos pueden para que te sientas bienvenido, para atenderte. La comida que más te gustaba cuando estabas en casa, esa es la que prepararán,  tu padre va a hacer las compras, con una lista en la mano para que no se le olvide nada. Mientras, tu mamá arregla la casa, lava, limpia, ordena, ve los detalles… pero recuerda, ellos ya no son los mismo de antes, están mayores y se han vuelto lentos, a lo mejor no quedó todo tan limpio y reluciente como antes, pero ellos creen que está bien…

¡Y llega el gran día! Tu llegarás con tu familia a eso de mediodía, saliste temprano para aprovechar bien el día. Tus padres se levantan más temprano que nunca, para tener todo listo. Tus niños están ansiosos mientras viajan, tus padres están ansiosos mientras esperan. Cada ruido parece indicarles que han llegado, miran  por la ventana, no, no eras tú, fue un auto que paso de largo…

Ven que no falte nada ¿será hora de prender el fuego? Para tener un bracerito cuando llegues, a ti te gustaba sentarte al lado del brasero para comer una pailita de huevos… ¡que emoción!

¡Llegaron,  llegaron! Exclama tu padre que está atento a cada ruido y no se ha movido del lado de la ventana. Abrazos y besos abundan en la llegada… ¡tanto tiempo, hijo! ¡Qué lindos y grandes están los niños!

Después de los saludos y bajar las maletas y demases, pasas al comedor. Tu padre te ofrece asiento al lado del bracero, como te gustaba. Pero ya no te gusta, incluso le dices que no debía haber tenido fuego, que no es necesario. Te sientas lejos, en otro lugar. Tu padre saca el bracero al patio, ya no es necesario…Y va pasando el día…

En el patio tus hijos descubren un perrito pequeño, que tímidamente los mira…Se nota que es nuevo, jovencito. Los niños se entusiasman con él y quieren jugar… Se los impides, no te gustan los animales, menos lo perros, no quieres que tus hijos se ensucien con sus pelos. .. ¿De dónde sacaron ese perro? ¿Por qué ahora tienen un perro si nunca tuvieron uno? Que extraños que se están volviendo tus padres, es lo que piensas…Tratan de explicarte que se los regalaron, que es muy bueno y tranquilo y no le hace daño a nadie, que está limpio… De todas formas no lo quieres cerca de tus hijos, así que tus padres tienen que encerrarlo en el cuarto de guardar, y llevarle comidita y agua, por el tiempo que dure tu visita..

Encuentras que la casa es chica, que no hay comodidades, y necesitas Internet para tu celular, aquí no hay nada de nada, ni lavadora para que tu esposa lave la ropa, el televisor es de pantalla chica y no se ve bien, tampoco tienen cable, solo los canales locales y se ven borrosos para hacerlo peor…

Recorres la casa paterna ¿Cómo pude vivir aquí? Los cuartos son demasiado chicos, lo mismo el baño, el patio tiene olor a humedad y las plantas están tan altas que eso parece una selva… Los niños se aburren, porque no hay esto ni lo otro…

La “salvación” es salir, a recorrer la ciudad, a comer afuera, a visitar a los amigos…Eso estuvo mejor, ellos viven más como tu vives, los niños están entretenidos, que buena idea fue salir de casa de tus padres. Eso harán los días que faltan salir y llegar por la noche, a dormir solamente. Llegan las invitaciones de los amigos que viven en la misma ciudad, a almorzar, a cenar, a tomar onces, y te haces un plan para que te alcance el tiempo ¡salvaste tus vacaciones!

Llega el momento de partir, el tiempo se fue demasiado rápido, voló prácticamente…

De regreso te sientes tranquilo porque visitaste a tus padres, pero espera un momento ¿Visitaste a tus padres?  ¿Realmente visitaste a tus padres?  ¿Permitiste que disfrutaran a tus hijos, compartiste con ellos lo suficiente?

¿Y qué me dices del perrito que tenían? ¿No los hiciste sufrir teniendo que encerrarlo para que tú estuvieras conforme? Piensa un poco, antes no tenían un perrito y ahora sí tienen uno ¿Eso no te hace pensar en porque lo tendrán? A lo mejor sería interesante que supieras que la soledad en que están es tan grande que tienen  ese perrito quien les da la compañía y el amor que tanto necesitan.  Un animalito  llega a ser como de la familia. Ellos están solos y quién sabe si su perrito ayuda a llenar un poco el enorme vacío que quedó cuando los hijos se fueron. El se echará al lado de tus padres cuando ellos dormitan en sus sillones, saltará de alegría cuando han salido y regresan, acompañará al que quedó en casa cuando el otro ha salido, correrá al escuchar el timbre,  o simplemente los mirará con sus ojos hermosos…

Tienes razón en que la casa es chica y que no tiene comodidades, no las comodidades a las que tú te has acostumbrado; piensa que el trabajo que tenía tu padre era tan diferente al tuyo, que su sueldo era muy inferior y no le alcanzaba para más, pero que si le alcanzó para que tu estudiaras una profesión,  que te ha dado un buen sueldo y una casa con todas las comodidades que ellos nunca tuvieron y ya no tendrán. Piensa y recuerda que tu allí viviste y te criaste  y recibiste de ellos lo mejor que pudieron darte. Recuerda que te gustaba sentarte al lado del brasero para comer huevos fritos preparados en el por tu madre. ¿Por qué ahora no los aceptaste?

¿Qué está pasando contigo? ¿Por qué no les diste la alegría de aceptar lo que ellos tenían para ti? ¿Porqué no les dijiste que su perrito era hermoso y otras palabras dulces?

Visita a tus padres, si, visítalos en su ancianidad, ríe con ellos, recuerda con ellos, acéptales sus “regalos”, acepta su nueva forma de vida y a sus mascotas, diles lo feliz que te sientes de estar en el hogar nuevamente aunque sea por unos días. Déjalos que disfruten a sus nietos, que les cuenten sus historias. Visítalos,  pero que sean días bien vividos, bien disfrutados, sin  escapar de la pobreza en que viven, de la falta de comodidades, y de todo lo que es su vida ahora. Habrá tiempo después para visitar a tus amigos, cuando tus ancianos padres ya no vivan en la casita pequeña y hayan cambiado su domicilio a un lugar donde solo podrás llevarle flores…

Comentarios (33) Trackbacks (0)
  1. Está maravillosamente relatado.... y lo más triste que es verdad!!!!
    No hay mucho que agregar, los abuelos parece ya no somos indispensables.... Que tristeza!!!! yo disfruté tanto de mi abuela!!!!
  2. Mercedes, un post muy emotivo.
  3. Que relato hermoso y triste por ser cierto es tiempo de que tomemos conciencia con nuestros seres queridos no los dejemos en el olvido prestemosle toda la atención posible mientra estén con nosotros..
  4. Que hermoso relato es muy sierto todo lo que dice.
    Tengo a mi madre y todos los dias voy a tomar mate con ella y charlamos, los domingos la voy a buscar a su casa para compartir el almuerzo con los nietos y biznietas.Ella disfruta mucho esos momentos que pasamos juntos y yo tambien.
    Estoy segura que se cosecha lo que se siembra.
    No se que nos va a tocar vivir a nosotros.
  5. Muy bueno, gracias.
  6. ¡Cuanta verdad! Uno se va dando cuenta cuando nos vamos quedando solos y las visitas y los llamados son cada vez más espaciados.... EXCELENTE !!!!!!!!!
  7. No nos damos cuenta de lo que necesitamos a nuestros padres hasta que los perdemos. Seria estupendo poder rectificar, pero, ya no es posible, como bien dices, sólo puedes llevarles flores y tenerlos en tus pensamientos, pedirles esten donde esten, te ayuden a seguir con tu vida siendo útil a tus hijos y nietos. Me ha emocionado una realidad a la que no damos ímportancia hasta que nos falta.
    Anna María
    08/11/2013
  8. No tuvimos dudas que este post sería del gusto de la mayoría!
    Agradecemos a tod@s por sus comentarios y especialmente volvemos a agradecer a Mercedes por su increíble post!
    Un gran saludo!
  9. Agradezco a todos quienes comentaron, a quienes compartieron por Facebook y dieron Me Gusta.
    Gracias Mavis, Mireia, Jorge, Estela, Javier, Norma, Ana María por darse el tiempo para comentar. Y gracias a Javier por mantener este sitio que nos enseña y nos ayuda.
    ¡Un cordial saludo para todos!
  10. A los seres humanos nos sucede a mundo que mientras que tenemos las cosas mas importantes de la vida, en ciertas ocaciones no sabemos valorarlas en su justa medida. Tenemos que perder unos padres, por ejemplo, para realmente darnos cuenta de su valía. Aquel que todavia tenga a sus padres, que este ya no es mi caso, que los visite siempre que le sea posible, por que con el transcurso del tiempo se le irán; y entonces ya no podra hacerlo..
    Muy interesante lo que ha escrito Mercedes Olivares.
  11. Muchas gràcias ,esta históia tan real nos tiene que hacer reflexionar para acompañar a nuestros ancianos padres ,cuando aún estamos a tiempo....después ya no queda nada ...como dice el post ,solo llevar flores i recordar con pena....!
  12. Ellos dos, que cuidaron de muchos y ahora esos muchos no pueden cuidar a esos dod.
    Lo mas trizte que que no nos damos curnta que son ciclos de la vida y maniana nosotros somos los que vamos a estar en esa casita
  13. siiii,es duro, pero es la realidad,no conocí a mis abuelas ,sólo a mis abuelitos , por poco tiempo , era muy chica ,para recordar....que penita.
    pero si recuerdo de una tía muy pero muy buena que suplía a una abuelita.
  14. MUY LINDO......NO MAS COMENTARIO, SOLO MUY LINDO...
  15. Precioso! Brotaron lágrimas de mis ojos al recordar lo mucho que mi padre disfrutaba nuestras visitas con nuestras hijas cuando regresábamos del exterior. Actualmente, de regreso a nuestro terruño, con hijas casadas y preciosos nietos chicos que viven cerca, cada que vienen hay fiesta en nuestra hogar y pienso en el dolor de mi papi que cuando nos veía partir.... me decía: déjenme darles este abrazo porque cuando regresen....tal vez, no voy a estar!!
  16. Quisiera vivir esos momentos en compañía de mis nietos e hijos pues cuando te vas quedando solo es triste, gracias Mercedes por este relato tan triste y hermoso a la vez disfrútenlo.
  17. MIS OJOS TAMBIEN SE ME LLENARON DE LAGRIMAS MAS AUN PORQUE SOY VIUDA Y VIVO SOLA CON 80 AÑOS ,ADEMAS CON PROBLEMA AUDITIVO.DE MIS 3 HIJOS SOLO 1 SE PREOCUPA---MAMA DOLIDA NO MAS COMENTARIOS
  18. Mi esposa y yo somos abuelos, de 76 y 78 años. Por fortuna, nuestros tres hijos ya han hecho su vida propia pero, afortunadamente, los tenemos muy pròximos a nosotros, algo que hubièramos querido hacer màs por nuestros propios padres, pero la vida generalmente nos arrebata y nos impone prioridades, pero ahora que no los tenemos no podemos dejar de sentir remordimiento por lo que pudimos hacer y no hicimos.
  19. Somos padres de 4 hijos y abuelos de 15 nietos ,vivimos lejos en km. de ellos ,pero muy cerca en cuanto a comunicacion,gracias a la tecnologia ,que tambien si quisieran ,no la utilizarian ,pero si lo hacen ,y nos hacen muy felices ,sobre todo los nietos ,que viven en un mundo con falta de espacio para los lazos que los unen a los abuelos ,que por suerte hoy aun tienen,agradecemos a la vida por lo bien que nos trato .PERO MUY CIERTO LO QUE ESCRIBISTE ,LAMENTABLEMENTE ES LO MAS COMUN...........
  20. somos padres de tres hijos, aun no somos abuelos, pero ya empezamos a sentir esa soledad, de cuando los hijos se van a estudiar o a visitar a sus amigos o con sus novios y mi esposo y yo nos quedamos solos, también comprendí que debo darle mas tiempo y tenerle mas paciencia a mi papá y a mi suegro, que están en esa etapa de soledad porque ya ni siquiera tienen a sus esposas. ME ENCANTO este relato ojala y nos sirva de reflexión y lo apliquemos en nuestras vidas con nuestros padres.
  21. Ha sido muy bonito el leerlo, aunque bastante real, por desgracia no nos damos cuenta de las cosas hasta que las perdemos, espero que nos ayude a todos a solucionar lo que podamos de esta realidad.

    Muchas gracias a Mercedes por su relato
  22. muy hermoso, gracias por recordárnos lo verdaderamente importante la familia, nuestro mayor tesoro, que hermoso es estar reunidos y disfrutar estar con nuestros seres queridos, porque la vida es corta y lo único seguro es que todos algún día vamos a mudarnos, así que mientras estemos vivos debemos querer y respetar nuestros padres y/o abuelos.
  23. Muchas gracias por sus comentarios Antonio, Mercé, Luis, Carmen, Hugo, Nydia, Alfredo, Mamá Dolida, Ricardo, María Nora, Lucy, A. de Ramón y Duna. Escribí este relato desde el fondo de mi corazón. Cuantas cosas he podido ver en vuestras palabras. Agradezco el que hayan expresado sus sentimientos, pude sentir la profundidad que hay en ellos.
    Un cariñoso saludo para cado uno de ustedes, desde Chile
  24. Es precioso me has echo llorar, pues es muy parecido a un mensaje que tengo escrito des de 1996 dedicado a mis padres con mucho amor por que los echava demenos, y justamente en estas navidades puse un párrafo de la poesia en el facebook mas que nada por que nos demos cuenta de la falta que nos hacen. Gloria
  25. excelente relato para quienes viven lejos d sus padres. hoy en vida hay q dedicarles. el tiempo necesario. o por lo menos estar en comunicación. pues ellos dieron todo x nosotros. incluso hasta la vida....
  26. Gracias Gloria y Jose por sus comentarios. Y digame Gloria ¿cual es la página donde ha puesto el poema? me gustaría mucho leerlo...
    Gracias a ambos y a todos por compartir sus sentimientos..
  27. A MÍS PADRES CON AMOR QUE NUNCA PODRE OLVIDAR.


    PADRES MÍOS, DESEO CON TODO MI CORAZÓN QUE ME PERDONÉIS POR NO HABER SABIDO QUEREROS.

    YO SÉ QUE YA ES TARDE PARA ARREPENTIRSE POR QUE NO OSTENGO CONMIGO PARA DEMOSTRÁROSLO, PERO SIEMPRE ME QUEDA LA ESPERANZA DE QUE DONDE QUIERA QUE ESTÉIS PODAIS ESCUCHARME.

    QUIERO DAROS MI AMOR QUE ANTES NO SUPE DAROS COMO VOSOTROS LO HUBIERAIS DESEADO, PERO ESO ES ALGO QUE SIEMPRE NOS DAMOS CUENTA CUANDO YA ES TARDE.

    POR ESO LES DIGO A TODOS LOS QUE AUN TIENEN A SUS PADRES QUE APROVECHEN Y LES DEN TODO EL AMOR Y EL APOYO QUE PUEDAN, PUES CADA DIA QUE PASA ES UNO MENOS QUE TIENEN PARA ABRAZARLOS Y DEMOSTRARLES SU AMOR, QUE APROVECHEN CADA MOMENTO PARA QUERERLOS UN POCO MÁS, Y NO REPROCHARLES NADA POR QUE ELLOS NOS DAN SU VIDA PARA SACARNOS ADELANTE Y PASAN MALAS NOCHES PARA VELAR POR NOSOTROS CUANDO ESTAMOS ENFERMOS.

    AUNQUE TODO ESTO, LO SENTIMOS MUCHO MAS CUANDO SOMOS PADRES Y NOS DAMOS CUENTA DE CUANTO QUEREMOS A NUESTROS HIJOS, DEL MISMO MODO QUE NOS QUERIAN NUESTROS PADRES A NOSOTROS, AUNQUE NO LO SUPIMOS COMPRENDER PORQUE POR CIRCUNSTANCIAS DE LA VIDA NO LO SABEMOS APRECIAR HASTA QUE SE NOS VAN.

    POR ESO LES PIDO QUE ALLA DONDE QUIERAN QUE ESTÉN, ME ESCUCHEN Y ME SEPAN PERDONAR NO HABER SABIDO QUERERLOS Y TODO CUANTO HICE MAL.
    QUE TRISTE ES NO PODERLOS ABRAZAR, AUNQUE ME QUEDA EL CONSUELO DE PODERLOS RECORDAR.

    CON AMOR DE VUESTRA HIJA QUE NUNCA OS PODRA OLVIDAR SOLO ESPERO QUE ALGUN DIA NOS VOLVAMOS A ENCONTRAR











    GLORIA. C. 27/3/1996
  28. Perdon Mercedes no respondi antes por que no estava, le embio la poesia de mis padres , no tengo mucha practica con el ordenador, y tampoco con la caligrafia pero me encanta todos estos comentarios donde compartimos el amor a los demás, por que esto hace sentirnos mejor. saludos des de Cirat. Castellón
  29. Mi estimada Gloria; sentí algo muy profundo al leer su hermoso poema, escrito con el alma, como puedo sentir. Gracias por compartirlo conmigo y con quien pueda leerlo. Tenga la absoluta confianza que un día podrá verlos nuevamente y que ellos, desde el lugar donde se encuentran ahora, la aman y la comprenden más que nadie. Un muy cariñoso saludo desde Chile.
  30. Gracias Mercede, se que los bolbere a ver, como tambien se que estan con nosotros por que ellos nos ablan y nos guian, lo que pasa que no los oimos por que no prestamos atención, yo tengo un dicho .
    La palabra de Dios es la voz del firmamento la que todos oimos pero ninguno escuchamos, y esa seria nuestra salbación escuchar a Dios. un abrazo.
  31. ya quiero ir a verlos
  32. Alexis, hay que hacerlo antes que sea demasiado tarde! No hay que dejar pasar el tiempo, nuestros padres envejecen mientras nos esperan. Que su espera no sea en vano. Un abrazo desde Chile
  33. Muy hermosas palabras, de verdad de emoción y valorar lo que tenemos ahora....

Deje un comentario

Enviar

Por favor deje un comentario
Por favor ingrese su nombre
Por favor ingrese su correo electrónico

Aún sin trackbacks.

Acerca de nosotros  |  Contáctenos  |  Privacidad  |  Compártelo con un amigo  |  Soporte  |  Mapa del sitio
Copyright © 2014 MyHeritage Ltd., Todos los derechos reservados