Post de Invitado: El poder de las fotos

Comentarios2

Este es un post escrito por Helen V. Smith. Conferencista, investigadora y autora, ha estado trabajando en la historia familiar desde 1986 en Australia, Inglaterra, Irlanda y Gales, con un gran interés en la historia médica y social. Ella ha registrado el apellido Quested, con la asociación “Guild of One-Name Studies” que investiga en todo el mundo. Ha dado conferencias en Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Estados Unidos, Inglaterra y a bordo de los crucerlos Unlock the Past. Ella es autoria de “Certificados de Defunción y Términos Médicos Arcaicos”, ” El amigo de los Genealogistas Google” y numerosos artículos de historia familiar. Es miembro de la Asociación de Genealogistas Profesionales (APG) y Conferencistas Genealógicos (GSG).

 Todos hemos escuchado la frase de “Una imagen vale más que mil palabras”, lo que significa que una fotografía o imagen puede transmitir su esencia de manera más eficiente que escribir esas mil palabras que se necesitan para describirla.

 Esto nunca ha sido tan cierto como cuando utilizamos una foto del pasado y queremos mostrar el contexto temporal. Una boda, graduación, vacaciones y cumpleaños evocan recuerdos en quién las ve. La sola observación de una imagen puede hacer volver a nuestra memoria los vívidos recuerdos de sonidos, aromas, y emociones que acompañaron el evento. El momento, congelado en el tiempo, puede traer diferentes recuerdos y emociones totalmente opuestas a las personas presentes en esa ocasión especial. Es por ello que siempre vale la pena preguntar a diferentes miembros de la familia acerca de sus recuerdos. Uno puede recordar la música que se reproduce en una boda y cómo el tío Arturo pensaba que era un gran bailarín, pero en realidad lo que sucedía es que la pobre tía Violeta tenía siempre los pies doloridos después de bailar con él. Otro podría recordar los divertidos brindis con el novio y la novia y otros invitados tener más claro quien fue el que más latas vacías ataba al coche en el que iban a subir los novios. Puede ser muy interesante grabar al grupo de personas que están recordando el evento, y sobre todo cómo un recuerdo puede dar lugar a otro.

Mire una fotografía de la calle principal de su vecindario, en el año que su antepasado residió allí. ¿Había electricidad? ¿Qué negocios o tiendas puede ver? ¿Cómo estaban construidos los edificios? ¿Estaban las calles asfaltadas, empedradas o sucias? A partir de esta información puede llegar a colocarse en los zapatos de su antepasado y ver lo que vieron casi con sus propios ojos. Puede imaginarse los sonidos (y tal vez los olores) de los vehículos tirados por caballos, las polvorientas calles de tierra, el peso de los largos vestidos y también el movimiento limitado por la ropa. ¿Cuán diferente era de dónde habían vivido antes?

 Nosotros podemos encontrar estas fotos en colecciones de historia locales, bibliotecas, universidades y sociedades de historia familiar. Puede incluso, a veces encontrarlas entre su familia más extendida o aún de fotos de vecinos. Tal vez podría encontrarlas en un periódico digital. Hay algunos sitios de periódicos gratuitos:

Hemerotecas Digitales de España y América Latina: http://www.cervantesvirtual.com/portales/hemeroteca/directorios/

En MyHeritage también puede encontrar diferentes colecciones.

Algunos archivos y colecciones de historia local tienen fotos que muestran años pasados de su propia comunidad.

El poder de las fotografías es mucho más importante cuando estamos interactuando con un miembro de la familia que tiene demencia. En estos casos, a menudo es más fácil para la persona, recordar momentos vividos que los acontecimientos recientes. Realizar un álbum de fotos de su vida, incluyendo momentos clave al interactuar con otros. La participación en actividades que disfrutaba, asistir a bodas, fiestas, días especiales de celebración en su casa o fotos donde aparece su automóvil puede ayudar a que esos recuerdos salgan a la luz.

Ampliar las fotos para que sean más fáciles de ver, porque a edades avanzadas la visión ya puede presentar un problema añadido y una imagen más grande sobre todo si se trata de un grupo de personas será mucho más fácil de ver. Etiquete la foto cuando sea posible. Recordar el pasado se utiliza regularmente como un enfoque terapéutico en la demencia, ya que es una buena manera de iniciar la conversación, siempre y cuando se haga con cuidado. No todos los recuerdos del pasado son felices. Reproducir música de fondo, de la época puede mejorar la experiencia y provocar otros recuerdos.

Es importante que todos compartamos nuestras fotos cuando sea posible. Las familiares, y especialmente, aquellas etiquetadas con los amigos de la familia, puesto que podrían ser un tesoro nunca visto antes por sus descendientes. Compartir fotos es la mejor genealogía colaborativa que existe. También puede incrementar su preservación compartiendo copias y así mantenerlas a salvo en caso de pérdida.

Mire nuestra recién anunciada característica “Photo Discoveries”. Aprenda más aquí https://blog.myheritage.es/2017/02/76432/

Cuéntenos su experiencia con las fotos antiguas en los comentarios 😉

 

Deje un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada

  • Francisco Raygoza


    junio 22, 2017

    La musica es el mejor transporte al pasado,nos traslada a momentos vividos y aun a momentos que hemos visto solo por peliculas,series o programas televisivos,es cerrar los ojos y dejarte llevar por el suave sonido de la musica mas alla de los recuerdos.

  • Laura Viga


    julio 2, 2017

    Es verdad que una fotografía nos transporta a experiencias maravillosas y encuentros con nuestra familia.